05 de abril de 2019
05.04.2019
Carreras Populares de la Región de Murcia
X Ruta de la Fortalezas

El esfuerzo es lo único importante

Los 54 kilómetros de los que consta la X Ruta de la Fortalezas suponen un fantástico reto personal, además de una batalla física y mental de los participantes

04.04.2019 | 22:25
José Ramón (el Bijain) Barberá.

Ruta de las Fortalezas. La décima edición de la Ruta de las Fortalezas ya está lista. Tras tantos años, la carrera cartagenera vuelve a ser una prueba que reúne belleza, esfuerzo y constancia. Tan atractiva como dura, sigue siendo una prueba capaz de embaucar a los intrépidos, pero, atentos, esto no es un paseo de rosas.

Diez ediciones cumple este sábado la Ruta de las Fortalezas y lo hace con una envidiable salud, digna solo de aquellas pruebas que han sido capaces de evolucionar, renovarse y emocionar a sus participantes.

La carrera, promovida y organizada por la Armada, y más concretamente por la Escuela de Infantería de Marina General Albacete Fuster, llenará las calles del centro de la ciudad portuaria, sus castillos y fortalezas que la rodean, de cerca de cuatro mil participantes que, en no más de doce horas, deben superar los 54 kilómetros de un recorrido sinuoso, muy duro en ocasiones, cautivo a la vista en otras y, sobre todo, seductor a los que se inscriben año tras año y son capaces de soportar interminables jornadas de entrenamiento previas para llegar listos al día en el que todo parece paralizarse para la carrera.

Muchos son los que repiten atraídos por una prueba que destaca por el elevado número de personas en el cajón de salida, pero también por la seguridad que les ofrece la misma, cuidada al mínimo detalle por los organizadores.

Dos baterías (Sierra Gorda y Fajardo), cinco castillos (Los Moros, San Julián, Concepción, Galeras y Atalaya), además de la subida al monte Calvario son, de forma señalada, los puntos calientes de estos 54 kilómetros que mezclan carrera por montaña con asfalto, el que atraviesa la ciudad.

Desde la plaza de Héroes de Cavite se concentran los miles de participantes para iniciar el recorrido a las ocho y cinco de la mañana de este sábado. Nada más arrancar, a un escaso kilómetro se concentrarán, en una multitudinaria fila de corredores, en el castillo de los Moros, primera parada de la Ruta.

Una vez que se atraviesa la ciudad a primera hora de la mañana, los corredores y senderistas enfilan el primer examen: la batería de Sierra Gorda, que está situada en el punto kilométrico 10,3 de la Ruta. Aunque no es demasiado duro, sí que supone un desafío en contínua pendiente sobre un camino salpicado de piedras que, tanto a la subida como a la bajada, pueden causar algún que otro problemas si no se anda con mucho ojo. La batería de Sierra Gorda está situada a 340 metros de altura.

El descenso, en parte por el mismo recorrido, dirige, tras atravesar el Barranco del Orfeo (a veces hay que marchar en fila de a uno), hasta el barrio de Lo Campano, que supone el punto de partida de otro 'hueso', el Monte Calvario o Cerro de San Juan, situado en el kilómetro 16,3. Una bajada de cerca de tres kilómetros enlazan esta parte con la siguiente: un nuevo ascenso hasta el Castillo de San Julián (22,1 kilómetros).

La bajada es una de los más complejos de la Ruta. Tras superar 600 metros de descenso técnico se llega a la batería del Comandante Royo y se continúa por el camino asfaltado. A la izquierda de la marcha se puede apreciar, en el extremo sur de Cala Cortina (25,3 kilómetros del recorrido), la batería de costa más antigua de Cartagena, Trincabotijas Baja.

La carrera, saltada casi la primera parte de la prueba, vuelve a la ciudad. El recorrido, ahora más liviano, no deja de tener sin duda alguna su esfuerzo. Son ya unas horas de kilómetros a la espalda y el esfuerzo ha sido notable. Los expertos han recomendado que esta primera parte del trazado se haga con cautela, reservando fuerzas porque todavía queda muchísimo.

Castillo de la Concepción, Parque Torres, Puerta de la Villa, Catedral Vieja, Plaza San Francisco y Cerro del Molinete son los puntos importantes de la zona intermedia de la Ruta de las Fortalezas. Los participantes han de reponer fuerzas a la espera de 24 kilómetros.

Esta edición se ha decidido pasar por el interior del Arsenal, por lo que se atravesará el muelle de la Base de Submarinos y parte del interior de Navantia.

Los participantes encaran entonces la batería Fajardo (kilómetro 37,1) una subida corta pero dura, y, a continuación el castillo de Galeras (41,2 km). Toca alcanzar el castillo de La Atalaya, un reto por la dureza del recorrido y el tiempo que se ha invertido en llegar hasta ahí. La organización advierte que al kilómetro 45,7 hay que llegar antes de las 9 horas y 45 minutos desde que se inició la carrera. Si no es así, no se podrá acceder el tramo final.

Cruzado el collado, los participantes encaran la subida al Castillo de Atalaya (49 km). Superado el último obstáculo, solo queda el sendero de Tentegorra que lleva hasta a la puerta principal de acceso a la Escuela de Infantería de Marina General Albacete y Fuster.

A solo medio kilómetro espera la gloria para todos los participantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Carreras Populares

 

4ª Carrera de la Mujer - 31 de marzo 2019

¡Revisa cómo fue la carrera!. ¡Te esperamos el año que viene!