22 de febrero de 2020
22.02.2020
La Opinión de Murcia
Fiestas

Se abre el gran teatro carnavalero en Águilas

Águilas sigue rindiendo tributo al dios de la alegría y lo hace con la Batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma y el pregón del actor Fernando Tejero

22.02.2020 | 23:29

Ícaro fue, en la mitología, un joven al que su ambición de volar hasta el Sol, con las alas de cera que le había hecho su padre, le acabó costando la vida. En Águilas, sin embargo, el monumento al hijo de Dédalo, que modeló en su día González Beltrán y preside el paseo portuario desde 2006, es un símbolo del Carnaval. Y será el lugar hasta el que hoy llegará el primer gran desfile de las fiestas de este año, que continúan vistiendo a la localidad costera de plumas y purpurina, con miles de oriundos y visitantes disfrutando en sus calles y rindiendo tributo a Momo, el dios de todas las alegrías.

El desfile de hoy arrancará a las seis de la tarde y en él se darán cita cuarenta peñas, que se han dejado la piel durante el año ensayando sus coreografías y preparando los atuendos con los que brillar en este Domingo de Carnaval.

Las calles de Águilas, convertidas en el gran teatro del Carnaval, ya se iban llenando ayer de bullicio, debido a las numerosas personas que se desplazan de otros lugares de la Región y de España para conocer y vivir el festejo aguileño. De hecho, el sector hotelero colgaba el cartel de 'completo'.

«Este fin de semana y el próximo apenas hay habitaciones libres en cualquiera de los distintos establecimientos del municipio: la oferta hotelera está al 90 por ciento», indican al respecto desde el Ayuntamiento de Águilas.

En la misma línea, «está prácticamenten todos los restaurantes con las reservas casi completas para todo el fin de semana, tanto para comidas como para cenas», apuntaba Vicente Sánchez, presidente de Hosteaguilas.

Estos festejos (de Interés Turístico Internacional, al igual que otras fiestas de la Región, como el Entierro de la Sardina) estaban, hasta el día de ayer, transcurriendo sin incidentes, según decía el concejal de Seguridad Ciudadana de Águilas, Tomás Consentino.

El edil considera que «los carnavaleros y las miles de personas que llegan para disfrutar de nuestra fiesta vienen la gran mayoría a eso, a disfrutar de los Carnavales y a pasárselo bien».

Y lo que tocó ayer fue Batalla y pregones. Conforme iba llegando la noche, el centro de la localidad se iba convirtiendo en el punto neurálgico de la fiesta, con todo preparado: pantallas gigantes, sonido y música centralizada, porque llegaba uno de los momentos que más esperan los festeros.

La primera en aparecer en la Plaza de España fue la Musa, en esta ocasión encarnada por Marina Sánchez, integrante de la Peña World Fantasy. Sánchez vestía un vestido bordado en cristal plata, con un faldón de pluma de oca de color fucsia y un tocado realizado por un joyero en forma de abanico de color fucsia y plata. En su pregón, el cual dio desde el 'Balcón de los Sueños', habló de la integración de las personas con distintas capacidades, sean las que sean.

Encarni Ávila, en la piel de Doña Cuaresma, entró a la Plaza de España con un espectacular vestido de inspiración austríaca del siglo XIX: de color negro, como obliga su personaje, y con un tocado muy elegante de color dorado.

En el caso de Don Carnal, al que este año da vida Vicente Sánchez, llegaba en un barco pirata por la calle Isabel La Católica, convertido en un navegante en busca de tesoros. Las alas de su sombrero pirata, al igual que su bastón y su cinturón, eran de elaboración artesanal.
El personaje brilló con una espaldera de tres metros de ancho y de altura que representaba la Rosa de los Vientos, con 2.000 plumas de pavo real albino y faisán azul, un diseño con el que no quiso dar tregua a Doña Cuaresma, para que le permitiera disfrutar de la fiesta por unos días. Doña Cuaresma, cómo no, accedió la tregua.

Como broche de oro de la jornada, el pregón a cargo del popular intérprete Fernando Tejero, muy querido por el público especialmente por su papel de portero en la serie Aquí no hay quien viva.

El actor recorrió las calles de Águilas para después salir al balcón del Ayuntamiento convertido, por obra y gracia del disfraz, en todo un trovador del Medievo, y fue así como se dirigió a las miles de personas que llenaban la Plaza de España para decir que «Asunción Balaguer y Paco Rabal estarán brindando ahora por este carnaval».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook