24 de septiembre de 2019
24.09.2019
Naciones Unidas

La ONU admite los claroscuros de la Cumbre de Acción Climática

Guterres habla de inyección de "impulso, cooperación y ambición" pero admite que "queda mucho camino por recorrer"

24.09.2019 | 21:42
Antonio Guterres brinda con Trump

El mensaje oficial de Antonio Guterres para cerrar la Cumbre de Acción Climática que organizó el lunes en Naciones Unidas es que la respuesta ante la crisis había recibido durante la cita "una inyección de impulso, cooperación y ambición", importante pero insuficiente. "Queda mucho camino por recorrer", reconoció. Y esa valoración es, como quizá no podía ser de otra manera, incluso más optimista que la de numerosos expertos, que no tildan de fracaso la reunión pero sí como claramente decepcionante para los objetivos que el secretario general se había marcado y que demandan la ciencia y los activistas, incluyendo millones de jóvenes como Greta Thunberg.

No es que no hubiera buenas noticias y compromisos concretos como los que había demandado Guterres. Según el resumen oficial de la ONU, 77 países anunciaron esfuerzos para lograr la neutralidad del carbono para 2050, meta imprescindible si se quiere contener el calentamiento global para finales de siglo a 1.5 grados, y 70 aseguraron que o intentarán mejorar sus planes de acción para el año que viene o han empezado el proceso de hacerlo. Y 12 naciones, incluyendo España, anunciaron aportaciones al Fondo Verde para ayudar a los países en vías de desarrollo.

La ONU se felicitó también por el "nivel sin precedentes" de acción del sector privado, destacando que 130 bancos (un tercio del sector global) se han comprometido a alinear su negocio con los objetivos del Acuerdo de París, o que gestores de fondos que manejan más de 2 billones de dólares en inversiones han prometido tener portafolios libres de emisiones para 2050. Asimismo, 87 grandes empresas se comprometieron en Nueva York reducir emisiones y alinear sus negocios con el acuerdo alcanzado en 2015 en la capital francesa. Entre ellas está Iberdrola, cuyo director general, Ignacio Sánchez Galan, fue invitado por Guterres a intervenir en la cumbre. También más de 100 ciudades anunciaron lo que la ONU califica de "nuevos pasos significativos y concretos".

El lado oscuro

La letra pequeña y hasta la gruesa, no obstante, permiten menos entusiasmo. China e India, países que ocupan el primer y tercer puesto en la lista de los más contaminantes, anunciaron o prometieron poco. Estados Unidos, el segundo, y dirigido ahora por un mandatario como Donald Trump que si es reelegido pretende culminar el abandono del Acuerdo de París en noviembre del 2020 y que se dedicaba en Twitter a "trolear' a la adolescente Thunberg, nada. Una potencia petrolera y gasística como Rusia, aunque anunció que ratificarán el pacto parisino, guardó silencio sobre cómo recortará emisiones.



Las decenas de naciones que dieron una alegría a Guterres son responsables de menos del 40% de emisiones, y eso explica la sensación de decepción. "No hemos visto el tipo de liderazgo que necesitamos de las principales economías", sentenciaba Helen Mountford desde el World Resources Institute. Y el presidente de la organización, Andrew Steer, decía que esas potencias se habían quedado "penosamente cortas". "Su falta de ambición está en claro contraste con la creciente demanda de acción desde todo el mundo", añadía en un comunicado.

"Sobre todo decepcionante" es también como definía el resultado de la cumbre la directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima. Y la ingeniera aeronáutica, política y diplomática apuntaba a que se eleva aún más la presión para lograr compromisos concretos en las conferencia del clima de Chile en diciembre y en la de 2020. "No podemos seguir postergando estas decisiones. Se nos acaba el tiempo", recordaba en un comunicado. Y, sin embargo, tras la cumbre de Nueva York, hay una sensación de que las acciones más contundentes, urgentemente necesarias, siguen sin llegar.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook