"Cabeza, corazón y cojones". Son las tres 'C' que Carlos Alcaraz lleva grabadas a fuego en la mente en cada uno de sus partidos (y tatuadas en el brazo). Las mismas que su abuelo le repetía para decirle 'persiste' y darle ánimos para conseguir llegar a los más alto, como el propio tenista confesó.

El murciano puede sumar otro título a su trayectoria este domingo con esa filosofía, la velocidad de su saque, el arte de su dejada -cada más sorprendente- o sus globos que dejan al contrincante mirando la trayectoria de la bola en el aire. Podrá alzarse, por segunda vez y de manera consecutiva, con el Mutua Madrid Open, que sería su cuarto Masters 1.000 y su décimo título, tras vencer al croata Borna Coric en 1 hora y 39 minutos el mismo día que cumplía 20 años. Para ello tendrá que superar a su rival, el alemán Jan-Lennard Struff. El número 65 de la ATP se enfrentará al número 2 del tenis mundial en la pista central de la Caja Mágica.

Los deportistas solo se han visto la cara en dos ocasiones: en Roland Garros en 2021 y en Wimbledon en 2022. El primer enfrentamiento lo ganó el alemán y el segundo el de El Palmar. Si Alcaraz vuelve a ganar en Madrid, estará muy cerca de reconquistar el número 1 y arrebatárselo a Djokovic, del que solo le distanciarían cinco puntos.

Su canción 'pop-rock'

¿Cómo un triunfador a nivel internacional y de manera tan precoz no iba a tener su propia canción? El tenista, tras cada victoria, se acuerda de mencionar o escribir en las cámaras el nombre de Murcia. Nunca antes una figura había llevado el nombre de la ciudad tan lejos. Es de justicia que el deportista tenga su propio tema musical. Por eso, el grupo de pop rock Madera 80, también murcianos, han decidido dedicarle una canción compuesta por Tony Capel. El nombre le viene que 'ni pintao': Cabeza, corazón y cojones.

"De Murcia viene, tierra de sol y mar, con la raqueta en la mano vino a triunfar (...) Su abuelo tiene razón... siempre serás campeón".

Una leyenda precoz

Carlos Alcaraz se convirtió en una leyenda viva del tenis en septiembre de 2022: pasó a ser el número uno del ranking mundial de la ATP más joven de la historia al derrotar a Casper Ruud y ganar así el Abierto de Estados Unidos.

Ocupó el trono durante 20 semanas seguidas, hasta que Novak Djokovic lo relegó al segundo puesto de la ATP y al murciano se le complicó la temporada por una lesión. Aun así, recuperó 'el oro' al ganar Indian Wells en marzo, cuando marcó un nuevo hito: se convirtió en el único tenista de la historia en acumular tres Masters 1.000 antes de los 20 años -junto a Rafa Nadal-, a pesar de que había pasado cuatro meses fuera de la cancha. Como es lógico, ya es todo un reclamo publicitario que genera apetitosos beneficios económicos.