Patricia Conde ha sido la gran protagonista de la gran final de MasterChef Celebrity 7, aunque hayan quedado finalistas Lorena Castell y Manu Baqueiro. La presentadora, abrumada por el cansancio, el sueño y los nervios, se confesó "bloqueada y sobrepasada" por el programa, frente a un Jordi Cruz muy enfadado que le espetó que había hecho historia: "En diez años de programa, primera vez que vemos a una finalista que no quería luchar por la chaquetilla. Patricia, has sido una absoluta decepción y lo peor de todo es que cada vez que te intentábamos reconducir, parecía que te tomabas a pitorreo nuestras palabras".

La actriz ha explicado su comportamiento en un comunicado en redes sociales, donde se disculpa con su familia, amigos, el equipo de Máster Chef y "todos los que han creído en mí más que yo misma" y alude a las "terribles consecuencias" que tuvo el programa para Verónica Forqué y a reiterar que "la tv es mentira".

A raíz de esto, muchos fans han rescatado un fragmento de la entrevista que dio Xuso Jones al podcast Reyes del Palique, donde se sinceraba sobre las oscuras bambalinas que había visto a su paso por la tercera edición de MasterChef Celebrity.

El joven murciano confesó que, aunque le parecía un "programón" su experiencia había sido "una puta mierda" y había perdido "siete kilos en 10 días" por ver cosas que no le "cuadraban".

Xuso Jones tildó la experiencia de "traumática" y explicó cuáles eran las técnicas del programa para generar polémica y espectáculo entre los concursantes: "Para que un programa de entretenimiento entretenga en casa detrás de las cámaras tienen que pasar cositas que el espectador no se imagina, cositas de las que no te avisan y que no sabes si son reales".

Concretamente, contó cómo "Una señora me dice que me prepare muy bien, para al día siguiente llegar y ver cómo me están echando, no sé qué en el plato sin yo darme cuenta o cambiándome los platos de sitio, para que venga una persona y me grite que dónde están los 20 platos que faltan. Yo sabía al 200 % que los platos los había dejado ahí".

"Llega un punto de tensión que piensas si estás loco. Lo hace el equipo para que luego venga una persona a pegarte gritos", se sinceraba en directo: "Y cuando termina el programa te quedas pensando: 'Hostia, ¿qué me han hecho en directo?'. Y no puedes decir nada porque... ¿Qué vas a decir?