Seis emocionantes minutos de aplausos han bendecido el retorno de Brendan Fraser a Hollywood, el público del Festival de Venecia recompensó al mítico actor tras la proyección de su nuevo largometraje: The Whale, un drama familiar de Darren Aronofsky con A24 donde Fraser interpreta a Charlie, un solitario profesor de escritura que intenta retomar la relación con su hija de 17 años.

Tras diez años sin protagonizar una película de éxito, Brendan Fraser entra por la puerta grande a ser un claro candidato a los premios Óscar por su interpretación de Charlie en The Whale. Su último triunfo fue en Medidas Extraordinarias (2010) después de haber sido uno de los actores más icónicos de los años 90.

En Internet este renacimiento del actor, que ha sufrido una depresión y en 2018 denunció los abusos sexuales que padeció a manos del presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood -Philip Berk-, no ha pasado desapercibido y cientos de usuarios se han lanzado a apoyar al actor y expresarle su cariño.

"Por qué Brendan Fraser recibiendo 6 minutos de aplausos me llena el corazoncito"

Meredith Gray, usuaria de Twitter, psicóloga y sexóloga, ha compartido en sus redes los motivos por los que le "llena el corazoncito" esta extensa ovación que ha recibido Brendan Fraser: un actor "conocido por sus apariciones en George de la Selva, La Momia, The Scout, y Familia al instante".

Según nos cuenta Meredith, Fraser fue un actor "de los más taquilleros y buscados", una afirmación respaldada por los 400 millones que recaudó la trilogía de La Momia.

Cuando llegó a lo más alto, "hubo diversas situaciones que le llevaron a alejarse de la pantalla grande, como el haber realizado sus escenas de riesgo le llevó a tener que someterse a diversas operaciones", según explica la tuitera, las exigencias de la producción de La Momia 3 (2008) "habían llevado su cuerpo al límite" cubriéndolo con hielo y vendas todos los días.

A consecuencia de estas duras condiciones, "el actor acumuló una lesión en un disco de la espina dorsal, una costilla rota, traumatismos en las rodillas" que le llevaron a pasar por quirófano varias veces, una de ellas para realizarse una laminectomía: "una cirugía diseñada para aliviar la presión sobre la columna vertebral".

Tras varias operaciones más en espalda y rodillas, se separa de su pareja, con la que tuvo 3 hijos, y pacta una manutención de 900.000 dólares anuales, según relata Meredith. Después, alentado por el movimiento #MeToo en 2018, confesó un "abuso sexual por el periodista Philip Brek durante una cena par a los nominados de Los Golden Gloves en el verano de 2003" que le llevó a la depresión.

Este escándalo, por el que el abusador se disculpó y luego retractó diciendo que era una broma, además de la muerte de su madre provocaron la depresión de uno de los intérpretes más queridos de los 90, que ahora se merece cada segundo de los 6 minutos que le ha dedicado el público del Festival de Venecia.