Cuando pensamos que ya tenemos inventariadas todas las drogas que existen, descubrimos una nueva sustancia que amenaza a nuestra sociedad. Este ha sido el caso del fentanilo: la droga encontrada en el cuerpo de Anne Heche cuya existencia desconocían muchas personas hasta ahora. 

El fentanilo es una de las drogas más peligrosas y adictivas del mundo: es 50 veces más potente que la heroína y actualmente es la responsable de la mayoría de las muertes en Estados Unidos

Según la información del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. este analgésico es un opioide sintético mil veces más potente que la morfina, que se ofrece en forma de polvo o líquido y que suele estar contaminada con otras drogas para darle forma de pastillas o para abaratarla. 

También se conoce como “droga zombi” por el efecto que provoca en las zonas del cerebro que controlan las emociones y el dolor físico. Su consumo produce pesadez, confusión, sedación y, en algunos casos, pérdida del conocimiento. 

En el informe forense de Anne Heche, tras su muerte en un accidente de tráfico, se ha encontrado fentanilo y cocaína, aunque la causa certificada de la muerte son las lesiones y quemaduras provocadas por la colisión.