Blog 
Pasaba por aquí
RSS - Blog de Antonio Rodríguez Rubio

El autor

Blog Pasaba por aquí - Antonio Rodríguez Rubio

Antonio Rodríguez Rubio

Soy un converso del azul al rojo; que a decir de muchos, somos los peores. Y así, soy rojo, muy rojo: Republicano-federalista. ...

Sobre este blog de Sociedad

No me busques junto a los poderosos que no me hallarás.


Archivo

  • 20
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    VOCACIÓN.

     

    VOCACIÓN.
    De cuantas vocaciones se puedan tener, la de servicio es la mayor. Cuando entendamos que estamos para servir y no para que nos sirvan, habremos ganado casi por completo la partida.
    Antaño y por mi tierra se solía decir de una persona generosa que era como el sastre del Hornillo; que cosía de balde y ponía el hilo. También se predicaba de los tontos. Pero es que a las personas buenas se las suele tachar de tontas.
    Mi abuela Gertrudis decía: “Manos que no dais qué esperáis”.
    La vocación es entrega.
    Una persona que por vocación se entrega a la docencia, merece todos mis respetos; también mi reconocimiento y admiración. Una de las palabras más bellas que existen por lo que encierra es: maestro. (Profesor, es otra cosa).
    Maestro es el que enseña.
    El maestro enseña con su comportamiento. El alumno aprende cuando ve el comportamiento de su maestro. Porque no se trata solo de transmitir unos conocimientos, también de un modo de comportarse en la vida. Platón fue el discípulo más aventajado de Sócrates y a su vez, Aristóteles el discípulo más aventajado de Platón.
    A veces hacemos cosas sin cobrar que no haríamos cobrando. Es por vocación. Sin embargo, hay quienes no mueven un esparto si no es cobrando.
    El ser humano es capaz de las acciones más sublimes y también de las más perversas. Hay personas perversas que lo son por vocación.
    Cuando Vicente Ferrer vio los impedimentos que le ponía la iglesia católica para su entrega a los demás, abandono a esa iglesia. Su vocación le llevaba a estar junto a los más pobres de entre los pobres. Sin salir de la India, grandes marcas de ropa y calzado, esclavizan a niños para engordar sus cuentas de beneficios, es vocación de maldad; ser cada día más rico es su meta y eso, es maldad.  
    Cualquiera de las cosas que hacemos en la vida, si las hacemos con amor, suelen salir bien. Quizá esa bondad solo sea percibida por la conciencia de quien la ejecuta. Porque la conciencia de cada cual puede ser el juez más implacable de cuantos pueda haber. Mi chaleco y yo, lo sabemos.
    Si hacemos una cosa por vocación de servicio, no debemos esperar nada a cambio. Muchas veces ni te dan las gracias; pero si mañana se te presenta un caso igual o parecido, harás lo mismo.
    Me considero erasmista, mi educación ha sido en el humanismo cristiano. Me considero cristiano, anticlerical y laico; si me apuras, ateo. Considero a Jesús de Nazaret un filósofo; solo eso. Cumplir a rajatabla la doctrina de Jesús de Nazaret, es durísimo. Lo que más se acerca a mi concepción de la vida, es el comunismo. Por eso he abrazado al comunismo y se ha convertido en mi vocación. Los comunistas estamos excomulgados por bula del papa Pío IX.
    Mientras escribo estas letras, estoy oyendo a Haydn. Soy del barroco.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook