Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Autodidacta integral de posguerra. Fué comerciante y chamarilero. Es columnista habitual de periódicos como La Opinión, MurciaEconomía, WordPress, MurciaRegión, etc...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web perso


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TRAS LA CONSULTA

     Tras el castellet catalán, las aguas siguen revueltas y todo el mundo parece haberse vuelto loco y haber perdido el poco sentido común que se debe albergar en cualquier cabeza pensante. Parece mentira. Yo, cuando veo estos circos que nos montamos en España, me dá una vergüenza inmensa. Me gustaría largarme de aquí a vivir en un país serio, formal, mínimamente culto. Laponia, por ejemplo. Pero la pensión de la que "disfruto" no me daría ni para cañamones, así que me tengo que joder en esta jaula de grillos tarados.

    Después de la movida sardanera, tenemos a un Más crecido no sé de qué, amenazando con adelantar elecciones si Rajoy no negocia un referendum secesionista, a un Rajoy haciendo el don Tancredo, que es lo único que sabe hacer y le sale de putamadre, a los burros de su cuerda exigiendo mayor contundencia (habrá que sacar los tanques a las ramblas), a los partidos de la oposición que no tienen ni idea de lo que piden, a ERC reclamando un gobierno de concentración nacional catalán, y a un millón ochocientos mil barretinos que han perdido totalmente el norte y sufren una infectación cerebral cuasi que alucinatoria.

    Y, por otro lado, un CIU que sigue queriendo sentarse a negociar nadie sabe qué con el gobierno central, y un PSC pastelero que hace a pelo y a lana y no se compromete con nada ni con nadie. Dice que eso es nadar y guardar la ropa, pero no, es mentira, eso es que están divididos y prefieren pelotear antes que definirse. Eso es todo.

    Y tal es el panorama. echarse a llorar. Tenemos unos estadistas funestos, de una mediocridad espantosa, y una ciudadanía a la que le falta cuatro hervores. Nos han deseducado en una pseudodemocracia que nos ha despojado de la cultura democrática verdadera, la real, la auténtica y genuína. En nuestra supina ignorancia creemos que democracia es hacer lo que nos viene en gana, cuándo, dónde y como nos viene en gana, y que si nos dicen que nones, la confundimos con el derecho de echar el carro por el pedregal.

    Pero somos absolutamente incapaces de explorar otras salidas, otra soluciones, otras posibilidades. Carecemos de la más básica y elemental capacidad de ver más allá de nuestras narices. A todos. A políticos y ciudadanos. Muchas veces esas soluciones están ante nuestros ojos, y la ceguera y el cerrilismo nos impide verlas. Pero están ahí mismo. Solo falta un pelín de clarividencia, un poco de diálogo y algo de consenso... y una cierta dósis de inteligencia. Tampoco mucha. La suficiente como para no confundir historia con histeria... Solo eso.

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook