Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MEDIADOR y delegado en T.P. de la Asociación Murciana de Mediadores.- Diplomado en Responsabilidad Social Corporativa por GRI.- Autodidacta integral de posguerra, fué comerciante y chamarilero. Vicepr

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web perso


Archivo

  • 04
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MONARQUÍA´S

     En este país no sabemos hacer nada con cierta normalidad y un mínimo de sensatez. Nos encanta salirnos del tiesto y estirar las patas... Hay que ver la que hemos liado con la abdicación del pobre Juan Carlos, cuando debiera ser algo tan previsible como el mismo devenir democrático.

    No voy a defender aquí la monarquía porque no soy monárquico. Sinceramente, la considero una forma de gobierno desfasada y arcáica, que, aún reconociéndole el mérito de haber sabido adaptarse de lo absolutista de su origen a la democracia, la veo como cortes de opereta. Solo hay que fijarse los vodeviles que se montan las coronas europeas en cualquier acto... y eso que la nuestra es de las más modesticas en esas furufallas y plumerío que se gastan... Pero bueno, me confieso demócrata antes que monárquico, republicano o cualquier otra cosa. Pienso que ninguna forma de gobierno vale nada sin unos elementales principios democráticos.

    Lo primero es que, en nuestro caso, este Rey nos ha resultado muy rentable. Y lo hemos amortizado divinamente bien: nos trajo la democracia, abortó un golpe de estado, ha llegado a ser el mejor comercial que España ha tenido en siglos, pues nos ha vendido desde caramelos hasta trenes... Falta saber si Felipe vá a rendir tanto como su señor padre, o si, por el contrario, no le llegará a la jarretera.

    Pero, sea como fuere, creo que monarquía o no monarquía es algo que, en última instancia, solo corresponde decidir al pueblo porque solo atañe al pueblo. No a un partido de aquí o de allá que, por su ideario o por sus siglas, quiere imponérselo al total de la ciudadanía. Eso no son formas. Son más bien dudosas normas que achacan a su enemiga el mismo pecado del que ellos adolecen: el absolutismo. Por eso no entiendo muchas de las declaraciones y manifestaciones que se dan como churros, por una simple y puñetera abdicación.- Seamos un poco serios, joer...

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook