20 de diciembre de 2019
20.12.2019
CEHEGÍN
Alicia del Amor Galo, alcaldesa de Cehegín

Cehegín florece como la democracia

Las distintas corporaciones municipales han apostado por asentar la identidad ceheginera y su Casco Antiguo

20.12.2019 | 04:00
Las distintas corporaciones municipales han apostado por asentar la identidad ceheginera y su Casco Antiguo

Flores cortadas, ese es uno de los sectores que ha acompañado a este municipio en su trayectoria democrática. Unos 40 años que han llevado a Cehegín a convertirse en Maravilla Rural de España 2019. Y es que con la llegada de la democracia a Cehegín, se produjo una transformación muy importante en todos los sectores que lo componen; lo que evidentemente se ve reflejado en la propia imagen del pueblo. Con 15.022 habitantes (datos de 2018) y una superficie de 292.7 km2, han conquistado el actual pabellón municipal de deportes inaugurado en 1986; la Casa de la Cultura construida en 1987; el moderno, grande y bien equipado Centro de Salud, en 1994 que suplía al antiguo ambulatorio de la calle de San Agustín.

Uno de los hitos que marcaron un antes y un después fue la estación de autobuses puesta en marcha en el año 2000, además de la remodelación del jardín del Convento (2007), la restauración de la iglesia parroquial de Santa María Magdalena (2007), y también la ermita de la Concepción (2011).

Un avance que ha sido posible gracias a todas las corporaciones municipales que, queriendo asentar la identidad ceheginera, han mantenido viva la historia y el patrimonio del municipio con su Casco Antiguo en perfectas condiciones. Y es que desde Cristobal Robles Jaén, primer alcalde del municipio, hasta la actualidad con Alicia del Amor se ha dado lo mejor de sí para encontrar este municipio catalogado como Maravilla Rural de España. Así pues, no solo el Casco Antiguo como conjunto, hoy Bien de Interés Cultural, sino que sus individualidades, como la iglesia de Santa María Magdalena, las ermitas de El Santo Cristo, Concepción y Soledad, los palacetes o la Casa de la Tercia (rehabilitada en 1994), son auténticas joyas. Fuera del Casco Antiguo encontramos la iglesia de Nuestra Señora de las Maravillas, que acoge la imagen de la Patrona, bellísima talla italiana del siglo XVIII.

Los cuarenta años de democracia en Cehegín han dado su fruto en los sectores económicos más importantes del municipio. Hoy en día destaca el sector de la flor cortada, que ha revitalizado la economía local, y exporta en grandes cantidades flor fresca tanto a otras regiones de la Península Ibérica como al extranjero, destacando en la misma la cooperativa Canaraflor. Este sector junto con la agricultura, la industria y pequeña empresa, así como el sector servicios y el turismo, conforman la economía ceheginera.

Hospitalidad y calidez vecinal es lo que se respira cuando se pisa suelo municipal que mira al horizonte con objetivos claros como el asentamiento en el pleno empleo, o al menos, lo más cercano posible a esta meta, la mejora sustancial de infraestructuras y sobre todo de los servicios, que conduzcan a elevar el nivel económico de la población a un nivel aceptable. Pese a que el futuro siempre es incierto, desde el consistorio van a seguir construyendo un Cehegín adaptado a los nuevos tiempos, rico en cultura, que trabaje, apoye y mantenga sus tradiciones.

Cehegín, Maravilla Rural de España

Cuarenta años de Ayuntamientos Democráticos. Cuarenta años de construcción de una gran ciudad, que este año ha recibido el galardón de ser Maravilla Rural 2019. Hay muchas maneras de ver Cehegín, de sumergirse en su mundo de historia, arte, sociedad, cultura y tradiciones.

Lo podemos observar de una manera global, como conjunto, en su belleza, tal y como una imagen fotográfica, y también en la opción, la mejor de todas, de perderse en sus calles, distraerse en los detalles de escudos y fachadas de casas nobiliarias, en los edificios religiosos y civiles.

Cehegín tiene un presente y un futuro que, evidentemente, son consecuencia de aquel pasado, de todos los alcaldes que han pasado por él, de sus gentes. Un pueblo acogedor, tranquilo y laborioso, hermoso en su arte y en la idiosincrasia de sus gentes. Cehegín es un pueblo para visitar, para vivir sus calles y vivirlo en su historia, su gastronomía, su cultura, en su presente y en su pasado. Y así se encuentra, creando un futuro, un mañana, desde lo que son y lo que han sido, todo gracias al trabajo de los cehegineros de ayer y de los de hoy.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook