Gestación

Los 10 mitos de la alimentación durante el embarazo

Descubre los errores y falsas creencias que existen sobre la dieta que deben seguir las futuras madres

21.04.2015 | 16:59
Existen muchos errores sobre la dieta en el embarazo.

Los otros mitos del embarazo

  • Si tienes la tripa en pico será varón; si la tripa es redonda, será niña. Falso. Ni los síntomas ni la forma del vientre determinan el sexo del bebé.
  • Si tienes acidez, el bebé nacerá con mucho pelo. Esta afirmación es absolutamente falsa. Los motivos de la acidez son hormonales y fisiológicos, nada más.
  • El embarazo dura 9 meses. En realidad, dura aproximadamente 40 semanas, aunque se considera normal si el parto se produce entre la semana 37 y la 42
  • No es bueno teñirse el pelo si estás embarazada. Es falso. Es cierto que es más recomendable que uses tintes naturales y sin demasiadas sustancias químicas, pero el bebé no se verá afectado aunque te tiñas el pelo.
  • No hay que mantener relaciones sexuales. Falso. Si no existe una contraindicación médica, las embarazadas pueden mantener relaciones sexuales con normalidad.
  • Las embarazadas no se pueden bañar. Hasta que no se desprende el tapón mucoso, en la parte final del embarazo, no existe ningún riesgo por bañarse. Posteriormente, sí se recomienda ducharse para evitar infecciones.
  • No es recomendable hacer ejercicio. Nada más lejos de la realidad. El ejercicio moderado es muy recomendable, tanto antes como después del parto.

Además de la lógica emoción y alegría, muchas madres, especialmente si son primerizas, suelen vivir su embarazo también con ansiedad. Ello es debido a las múltiples dudas que surgen durante el proceso de gestación, y que provocan en las futuras madres un estado de estrés que termina por multiplicar las inquietudes. Desde el momento en el que se notan los primeros síntomas de embarazo, y cuando un posterior test de embarazo lo confirma, se inician 9 meses de gestación en los que son muchos los miedos a los que se enfrentan las embarazadas, la mayoría relacionados con el parto y la salud del feto.

Muchas de estas dudas que surgen durante el embarazo están relacionadas con la alimentación, un factor fundamental para el correcto proceso de gestación. Y es que la dieta juega un papel clave en la salud y el bienestar tanto de la madre como del feto. Sin embargo, conviene saber que la alimentación de las embarazadas es frecuentemente fuente de errores y mitos. Algunos de ellos se han ido desmontando, pero otros, sin embargo, siguen muy presentes en el imaginario popular. En estas líneas te destacamos diez mitos relacionados con la alimentación durante el embarazo:

  Un antojo no satisfecho dejará una marca en la piel del bebé. Diga lo que diga la cultura popular, lo cierto es que no existe ningún estudio que haya confirmado que un antojo no satisfecho provocará una marca en el cuerpo del recién nacido. Además, debes saber que aunque a veces pueda parecer que un antojo es un capricho, lo cierto es que nuestro cuerpo es inteligente y a menudo nos demanda los alimentos que necesita en cada momento. Así, si una embarazada se pirra por comer chocolate quizá sea porque tenga el nivel de azúcar bajo; si quiere patatas fritas, quizás sea la tensión arterial lo que necesite subir.

  Es necesario comer por dos. Otra falsa creencia. En realidad, durante el embarazo las mujeres solo deben aumentar en unas 200-300 calorías diarias su dieta para cubrir sus necesidades y las del feto. La clave está en la calidad de los alimentos que se ingieren, no en la cantidad.

  No importa el aumento de peso. Los especialistas opinan que los recomendable es que las embarazadas aumenten su peso en entre 10 y 14 kilos. Los aumentos de peso por encima de estos kilos aumentan el riesgo de hipertensión y diabetes y hacen que se incremente el riesgo de complicaciones en el parto.

  En el embarazo no hay alimentos prohibidos. Absolutamente falso. Los embutidos sin cocinar, pescados crudos, carnes poco hechas y lógicamente también el alcohol deben evitarse por completo durante el embarazo. Además, la cafeína y las bebidas con gas, entre otros, también deben consumirse con moderación.

  El limón y el perejil provocan abortos. Absolutamente falso. Los abortos son provocados por causas de tipo fisiológico, en ningún caso por la ingesta de alimentos. Tampoco por el consumo de limones, fuente de vitamina C, ni de perejil, que nos aportará pequeñas cantidades de vitaminas y fibra.

  Hay que suprimir las grasas. Otro mito que debemos desterrar. Las grasas son necesarias para el organismo y constituyen uno de los nutrientes esenciales durante el embarazo para el desarrollo del feto. No solo no se debe realizar en ningún caso una dieta adelgazante, sino que las grasas deben suponer alrededor del 30% del consumo diario. En cualquier caso, se debe distinguir entre las grasas entre las grasas saturadas (carne, lácteos, embutidos€), que es conveniente moderar, y las insaturadas (aceite de oliva, pescados, frutos secos€), importantes para el desarrollo del bebé.

  Si soy vegetariana tengo que cambiar mi dieta. Aunque no es lo más recomendable, lo cierto es que una dieta vegetariana puede ser también saludable durante el embarazo si tu ganancia de peso es la adecuada y si un profesional médico no te indica posibles contraindicaciones con tu gestación.

  Mejor comer sin sal. Aunque los especialistas recomiendan para todo el mundo reducir el consumo de sal, nadie debe suprimir por completa la ingesta de este producto. Tampoco las embarazadas, ya que la sal se compone de cloro y sodio, que son minerales esenciales para nuestro organismo.

  La comida picante es perjudicial. Si te pirras por los sabores picantes, no tienes porque evitarlos. Si antes del embarazo no te afectaba ningún tipo de comida picante, no hay ninguna razón para que ahora afecte a tu cuerpo o al bebé. Eso sí, te recomendamos que lo hagas con moderación para evitar molestias como la acidez estomacal.

  El bebé solo toma lo que necesita sin importar lo que la madre consuma. Otro de los mitos de la alimentación en el embarazo. Todo lo que coma la embarazada acaba también en el organismo del bebé, sea bueno o malo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud

Imagen de los hermanos, junto a uno de los cirujanos.
El trasplante de piel de su gemelo le salva la vida

El trasplante de piel de su gemelo le salva la vida

El ADN de los hermanos hizo posible el injerto al joven, que tenía el 95% de su cuerpo quemado

Todo lo que debes saber acerca de la espina bífida

Todo lo que debes saber acerca de la espina bífida

Se presenta cuando la columna vertebral de un feto no termina de cerrarse en su interior

¿Por qué solo nos entran ganas de ir al baño cuando llegamos a casa?

¿Por qué solo nos entran ganas de ir al baño cuando llegamos a casa?

Hay muchas personas que sufren estreñimiento puntual, especialmente durante sus vacaciones

Diez remedios caseros para controlar los gases intestinales

Diez remedios caseros para controlar los gases intestinales

Existen una serie de hábitos y alimentos naturales que ayudan a evitar las incómodas flatulencias

¿Por qué hay que vacunarse de la gripe?

¿Por qué hay que vacunarse de la gripe?

El virus no es mortal, pero en embarazadas o en personas mayores de 60 años puede serlo

¿Qué es la sepsis? La enfermedad que causó la muerte de Maza

¿Qué es la sepsis? La enfermedad que causó la muerte de Maza

Se estima que cada año en España se producen alrededor de 50.000 casos, de los que fallecen 15.000

Ácido fólico: ¿Cuánto hay que tomar en el embarazo?

Ácido fólico: ¿Cuánto hay que tomar en el embarazo?

La ingesta de esta vitamina es importante para una correcta formación del feto

Enlaces recomendados: Premios Cine