Paco Ureña cierra el Otoño de Las Ventas con dos ovaciones

La plaza madrileña echa el telón con un espectáculo gris, condicionado por los toros de Adolfo Martín, la falta de emoción de Juan Bautista y la entrega desordenada del lorquino

02.10.2017 | 01:40
El diestro Paco Ureña durante el séptimo festejo de la Feria de Otoño, lidiando reses de la ganadería de Adolfo Martín. efe / VICTOR LERENA

­La Feria de Otoño en Las Ventas echó ayer el telón con un espectáculo gris y de muy poco contenido, condicionado, sobremanera, por la falta de raza y fondo de los toros de Adolfo Martín, que echaron al traste con la corrección sin emoción de Juan Bautista y la entrega desordenada de Paco Ureña.
Abrió corrida un toro bajito, bien hecho y serio por delante, pero con el depósito de la raza prácticamente agotado, lo que hizo que no se empleara en el caballo y que esperara y cortara por los dos pitones en banderillas. Y solo tuvo cinco o seis arrancadas buenas por el derecho antes de agotarse definitivamente, suficientes para que Bautista extrajese todo lo que tenía en una labor de oficio e inmaculada desde el punto de vista técnico.
El tercero lució unas embestidas muy suavonas por el derecho, aunque con el defecto de no acabar de descolgar y yendo también a menos. Bautista volvió a estar correcto, pero sin acabar de apretar el acelerador durante una labor en la que se le vio fácil y seguro, pero, ya está dicho, sin pasar de la zona de confort, o, lo que es lo mismo, sin emocionar.
El quinto fue un ´zapatito´ que se movió como un tejón en la muleta de un Bautista, esta vez, a la deriva, sin verlo claro en ningún momento frente a un astado que acabó haciéndose amo y señor de la situación. La gente se puso en contra del francés, censurándole, además, cuando, ni corto ni perezoso, optó por tirar por la calle del medio.
El primero de Ureña se arrancó con alegría al caballo de un sensacional Pedro Iturralde, que protagonizó un gran tercio, muy torero y medido. La plaza crujió, y de qué manera. Pero pronto amainó el temporal de júbilo a medida que el lorquino, desordenado en su esfuerzo, trataba de empujar hacia adelante a un ´adolfo´ al que le costaba repetir sus ´dormiditas´ acometidas. Jugó con fuego también el torero, al que se le veía cogido en cada afrenta, vendiendo una apuesta demasiada embarullada e imprecisa. Siguió Ureña en el filo de la navaja con el cuarto, toro sin raza y, algo peor, desarrollando también durante su lidia, condición agravada por las propios desajustes del murciano. No hubo sintonía, por tanto, entre un toro de aviesas intenciones y un torero que, pese a estar firme, le faltó mejor planteamiento.
El sexto hizo pasar las de Caín a las cuadrillas en los primeros tercios. Parecía que iba a ser el típico barrabás de este encaste. Pero no fue así. Directamente no quiso pelea en la muleta de un Ureña voluntarioso, entregado, pero nuevamente embrollado y empeñado en no querer salir andando de la plaza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine