Toros

Rafaelillo y Ureña empatan a 4 orejas en un mano a mano en Lorca

Rafaelillo y Ureña empatan a trofeos, abriendo la Puerta Grande en Lorca, a pesar de la escasa fuerza de los toros de Iniesta

26.09.2016 | 04:00
Rafaelillo y Ureña empatan a 4 orejas en un mano a mano en Lorca

­­Antes de comenzar el paseíllo este domingo en Lorca, un grupo de jóvenes aficionados reclamó la rehabilitación del coso de Sutullena exhibiendo una pancarta; también se entregaron dos placas a cada uno de los toreros, Rafaelillo y Ureña, por el Presidente del Club Taurino de Lorca por el XX y X aniversario de su alternativa, respectivamente.

Y es que mucha expectación había despertado el mano a mano entre Rafaelillo y Ureña, que los parados toros de José Luis Iniesta se encargaron de echar por tierra, imposibilitando un triunfo pleno de los diestros murcianos, quienes, a pesar de ello, mostraron gran entrega, haciéndose acreedores de la generosidad del público, que le reclamó los trofeos más que suficientes para que abrieran la Puerta Grande. Con una larga cambiada abrió el mano a mano Rafaelillo para lancear después a pies juntos al primero de la tarde, un toro cuarteado que peleó lo justo en el caballo, siguiendo con un quite por tafalleras y revolera. De rodillas abrió la faena de muleta, que brindó la público, ganando terreno hacia los medios con una serie en redondo bajando mucho las manos, ante un rival que escarbaba y que empezó pronto a quedarse corto y parado. Muleta a la izquierda con la que el del barrio del Carmen no se pudo lucir. Mucha voluntad por parte de Rafaelillo y el péndulo antes de coger el estoque, concluyendo con estocada casi entera, que hizo rodar al toro sin puntilla, recibiendo una oreja.

Otra larga cambiada para recibir a su segundo, un toro castaño oscuro, mejor presentado que su primero, doblándose con él por los costados. El banderillero Pascual Mellinas estuvo excelente con los rehiletes, dejándose ver. Rafaelillo, muy artista doblándose y con cambio de manos incluido, inicia con el percal, intentando torear por la derecha, llevando las manos y la muleta muy bajas, pero el toro tenía la misma condición que sus hermanos, parado y con media embestida, por lo que lucirse con él era tarea inútil y Rafaelillo tuvo que echar mano de la faceta de torero ´fajador´ y echarse encima de su rival para sacarle muletazos. Finalizó con estocada en la suerte natural, consiguiendo su segundo apéndice de la tarde, como premio a su entrega.

En el quinto fueron dos afarolados de recibo, siendo muy aplaudido al lancear y cerrar con una media. El toro derribó al caballo y picador. Finalizó la suerte con un quite por chicuelinas y revolera, que el respetable, deseoso de divertirse, aplaudió con fuerza. Brindó a su compañero, el lorquino José Miguel Moreno. Comenzó la faena de muleta muy torero y vistoso, tirando del quinto toro con mucho gusto demostrando que también lleva dentro este tipo de toreo. Mano a la izquierda para intentarlo al natural, aunque el toro no colaboró por ese pitón, volviendo a la derecha, por donde se dejaba más, aunque acabó parándose. Colocó al toro en suerte con el cuerpo y con la muleta en el sobaco, dejando una estocada hasta los gavilanes, algo caída. Dos orejas por la estocada y por haber sido capaz de sacarle al toro todo cuanto tenía dentro.

Paco Ureña, intentó sujetar a su primero pegado a tablas, que le apretaba, poniendo mucha suavidad en sus lances. El toro tenia más presencia que el anterior, aunque fue tímidamente picado. Ureña realizó un quite echándose el capote a la espalda, aguantando hasta el máximo. Con un doble pase cambiado comenzó con la franela, brindando al público, para después abrir el compas y torear con la derecha, resultando prendido y volteado al segundo muletazo sin más consecuencias. A partir de aquí, Ureña lo intenta por ambos pitones sin cuajar debido a que el toro se paró. Finalizó con estocada en lo alto, recibiendo su primer trofeo y siendo pitado el toro en el arrastre.

En el cuarto volvió el de Lorca a darle suavidad al capote en una suerte que no caló en los tendidos. El toro apretó al caballo hasta llevarlo contra las tablas. Tuvo que sacar Ureña al toro a los medios y pisar terrenos comprometidos, pero ni por esas el toro embestía. Por un pitón, por el otro.. nada. Y eso que el lorquino le presentaba la muleta con mimo. Tan solo una serie con la derecha y el de pecho despertó de la ´siesta´ al publico. Molinetes y desplante con la desesperación patente en el rostro de Ureña. Incipiente intentó de manoletinas y estocada al segundo que asomó por la barriga del toro, tras salir trastabillado del primero, consiguiendo un trofeo como premio a su insistencia y su rival recibió los pitos del respetable en el arrastre.

En el que cerró el festejo, que salió derrotando en tablas, Ureña lanceó a compás abierto en los medios con mucha suavidad otra vez, cerrando con una media abelmontada. El toro apretó al caballo en el último de la tarde de defensas muy astifinas, otro toro al que cuesta un mundo sacarle los muletazos. Se repite la historia: otro toro de media embestida y Ureña jugándosela y tragando. Desde los tendidos se podía escuchar «hay torero, pero no toro» y que razón llevaban. Nada que objetar a Ureña, que ha hizo un derroche de ganas, buscándole los pitones de los dos ´laos´. Finalizó con estocada, consiguiendo desorejar a su rival por sus ganas y entrega.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine