Toros

Abellán y Ventura, a hombros

Antonio Puerta rehusó dar la vuelta con la oreja del segundo de su lote

11.09.2016 | 00:29
Abellán y Ventura salieron por la puerta grande.

Cada diez de septiembre, la Virgen de las Maravillas aguarda pacientemente a que concluya la corrida de toros para salir en procesión por las calles de Cehegín, recogiendo el fervor que emana de su pueblo, mientras que ella repliega su manto que ha mantenido desplegado a modo de protección divina a lo largo del festejo.

Antes de comenzar la corrida, el Club Taurino de Cehegín realizó un homenaje al malogrado Víctor Barrio en una tarde donde hubo la presencia de muchos aficionados al mundo del caballo.

Sin despeinarse paró y sujetó Bronce –caballo de Ventura– al primero de los Espartales. Ventura colocó dos rejones dando el pecho, con las curiosidad de que ambos se quedaron con el palo sin partirse. Con Nazarí y Roneo colocó banderillas al estribo a un rival complicado de los que ´esparraman´ la afición de los toreros, tímida petición de oreja tras colocar dos rejones.

En su segundo vino el triunfo, con una lección magistral de Sueño, Chalana y Remate, Ventura consiguió una gran faena ante un buen toro, levantando el clamor en los tendidos.

Al verlo torear, sobre todo con Sueño y Chalana, haciendo quiebros y quites inverosímiles, bajo los sones del Pasodoble La Gracia de Dios, que se quería sumar al triunfo. Concluyó la faena con un gran rejonazo, consiguiendo los máximos trofeos.

Miguel Abellán saludó a su primer toro con siete verónicas y rebolera. Su picador le ´zurró´ cuando lo tenía acorralado en las tablas, tapando la salida. Mucho sabor en los doblones iniciales de Abellán, pero entre el viento y un rival de incipiente embestida, el madrileño, que es torero más para el aficionado que para el espectador, tuvo que echar mano de adornos para calentar algo los tendidos. Clavó en la suerte natural, estocada contraria, obteniendo un apéndice por sus ganas y entrega.

A su segundo, un rival cornalón, lo recibió con una larga cambiada rodilla en tierra. Sin viento y con un toro de buena condición, Abellán orquestó una faena antológica con series rebosantes de torería, ligazón y temple en redondo, y una al natural de algo menos de ´hilo´. Concluyó recibiendo aún después de descomponerse el toro, consiguiendo dos orejas.

El primer toro de Puerta echaba las manos por delante aparte de salir suelto del capote. Entró dos veces al caballo recibiendo un duro castigo. Puerto brindó este toro a Ventura. También a Puerta le molestó el viento y su toro se paró mucho dando la sensación de estar reparado de la vista. El torero local tuvo que ir pisando terreno cada vez más cercano para provocar a su rival e intentar sacarle faena.

Cansado de insistir, sobre todo por la derecha y con el animal buscando las tablas, el ceheginero cogió la espada dejando una estocada que hace guardia, concluyó con cuatro descabellos, tras aviso, obteniendo el cariño del respetable.

Antonio Puerta tuvo una gran papeleta en su segundo, pues sus dos compañeros ya habían conseguido la Puerta Grande, no le quedaba otro remedio que salir a jugársela, y así lo hizo, recibiendo a su primero con una larga y con mucho poderío con el capote. Un toro con mucha madera encima de la frente, y que varas apretó en exceso al caballo. Excelente el subalterna con los rehiletes.

A pie juntos y con cinco pases por alto abrió Puerta la faena de muleta. Después prosiguió por la derecha, aunque el toro empezó a tomar la franela con intermitencias, poniéndole la ´leña´ en los pechos. Puerta, todo ganas, voluntad y deseos de triunfo se pegó un arrimón enorme ante un bicho cada vez más complicado, arisco y ´malaje´, tanto que el público le pedía desde los graderías que concluyera la faena y no se arrimará más, concluyó con media trasera.

No ha habído suerte, menuda cara cabizbaja y descompuesta traía Antonio Puerta hacia el burladero de matadores. El público le quiso premiar su valor, entrega y voluntad con una oreja, pero el matador de Cehegín, tras aceptarla, rehusó dar la correspondiente vuelta al ruedo con ella.

Al final se hizo justicia con Antonio Puerta y estará presente en la feria de Murcia, mañana, tras sustituir a Roca Rey. Puerta esta muy comprometido e ilusionado con esta oportunidad de torear en la Condomina, de donde salió como máximo triunfador en la feria del año pasado, donde abrió la Puerta Grande de la Condomina en las dos tardes que llegó como sustituto, algo que le valió para tener un gran inicio en un escalafón tan complicado como es el de torero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine