Espectáculos taurinos

La Junta de Castilla y León prohíbe la muerte del Toro de la Vega

El Gobierno autónomo no impide la celebración del torneo del Toro de la Vega, pero sí que el animal muera lanceado

19.05.2016 | 19:19
La Junta de Castilla y León prohíbe la muerte del Toro de la Vega

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves un decreto ley que prohíbe matar reses de lidia en espectáculos taurinos populares, lo que afecta al 'Toro de Vega' que se celebra en la localidad vallisoletana de Tordesillas en septiembre.

El Toro de la Vega se desarrolla cada año en medio de manifestaciones por las reacciones que suscita entre los seguidores y detractores de la fiesta que han ido en aumento. Organizaciones, partidos políticos, colectivos animalistas y destacadas personalidades se han ido sumando año a año a las críticas por la celebración de la fiesta. En 2010, el partido PACMA lanzó la campaña 'Rompe una lanza' en contra de la celebración del torneo. Aquel año 400 artistas e intelectuales españoles firmaron un manifiesto de protesta pidiendo su abolición.

En 2014 PACMA remitió al Parlamento Europeo una petición para que desde Bruselas estudiase si la celebración de Tordesillas podía estar incumpliendo la legislación comunitaria, petición que fue desestimada al considerarse una "tradición cultural" competencia exclusiva de los Estados miembros.

Las reacciones se han ido sucediendo, desde entonces, y, en la última edición, un centenar de artistas se ofrecieron a realizar un concierto gratuito en Tordesillas si a cambio se eliminaba la celebración del torneo y en septiembre de 2015, una manifestación congregó a 80.000 personas en la Puerta del Sol de Madrid para manifestarse contra la celebración y los festejos con animales.

El torneo

El torneo, de origen medieval, consiste en la caza o persecución de un toro por decenas de picadores y lanceros, en la cual algunos de estos últimos intentan alancear a la res hasta la muerte, después de que esta haya sido soltada cerca de la plaza del pueblo y conducida por los corredores y aficionados hasta la vega del río Duero, en donde comienza propiamente el torneo. Si el toro sobrepasa los límites prefijados o los lanceros no pueden matarlo, es indultado.

Los detractores del festejo argumentan que, lejos de existir la posibilidad de indulto o de tratarse de una lucha en igualdad de condiciones entre un solo hombre y un toro, se trata de un "linchamiento colectivo por parte de un gran número de personas a un animal que agoniza prolongadamente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine