Toros

Seis orejas y una cornada en Cieza

Rafaelillo, Paco Ureña y Antonio Puerta lidian toros de Victorino Martín en una tarde que acabó accidentada con el ceheginero cogido por la pierna izquierda durante la muleta

04.04.2016 | 14:30
Antonio Puerta es auxiliado tras la cogida que sufrió ayer en el último de la tarde.

Se nubló la tarde en Cieza con la cornada que sufrió Antonio Puerta en el último toro de la tarde. Según el parte del doctor Robles, el novillero murciano tuvo una cornada de unos 25 cm en la cara externa de la pierna izquierda, en el tercio medio inferior, que rompía el músculo llegando hasta la rodilla con hemorragia con compresión. Puerta fue operado en la enfermería y trasladado al hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Según el doctor Robles se trata de una cornada grave con rotura de vena y puede haber hematoma en la pierna, con los tratamientos esperamos que pueda torear en Murcia en la corrida del Cáncer, poniendo de manifiesto que se trata de un torero fuerte. La cornada la sufrió en el mismo lugar que tuvo el percance en Madrid. Por respeto a su compañero, Rafaelillo y Paco Ureña no salieron por la puerta grande.

545 pesó el primer Victorino en pisar el ruedo, rematando en tablas. Rafaelillo lo recibió a pies juntos dejando una doce de capotazos, aguantando la presión del toro. Con la muleta, el del Barrio del Carmen aguantó lo indecible ante un Victorino que le buscaba continuamente los pies y que nunca humilló. Faena de mucho mérito y entrega, cerrada con pinchazo en lo alto, que produjo cierto efecto y un certero descabello, recibiendo la ovación del público.

En el segundo de su lote, salió decidido a tocar pelo, lanceando de manera muy torera a su segundo enemigo y rematando con una media de las de antes. En varas a mi juicio recibió demasiado castigo y en mal sitio, volviendo a entrar una innecesaria segunda vez. Con la muleta puso todas las ganas del mundo por ambas manos dejando una vez más la impronta de un torero con ganas, pundonor y entrega sin límites. El toro, también es verdad, que entraba regateando por lo que Rafaelillo, tuvo que emplearse a fondo y dejar una faena de poder a poder y de manera arrebatada. Rafaelillo, que brindó a sus compañeros de terna, finalizó con una media de efecto rápido por la cual recibió dos trofeos.

El segundo de la tarde salió con otro aire y Ureña lo lanceo de manera muy vistosa y elegante, sacándoselo hasta el centro del anillo. El toro humilló más que su hermano, y el lorquino cuajó una gran faena por ambos pitones, mientras sonaba el pasodoble de Manolete, brillante dirigido por el director Francisco García Alcázar. Destacando sobre todo las series con la izquierda, consiguiendo los primeros olés de la tarde.

Lástima que el toro no tuviera más transmisión, de ser así la faena hubiera tenido más calado y repercusión en los tendidos. Ureña dejó patente en Cieza el gran momento que atraviesa su carrera como matador. Concluyó de casi media y una estocada algo caída que provocó derrame, recogiendo un trofeo.

En el segundo de su lote, volvió a estar muy dominador y muy puesto. Con el capote apenas pudo lucirse por las condiciones de su enemigo, pero con la muleta todo lo puso él, dadas las características de su rival que fue muy poco colaborador y soso, careciendo la faena de emoción, aunque tuvo fases en las que el lorquino mostró sus condiciones, intentando el toreo clásico, incluso ofreciendo el pecho a su adversario.

Finalizó con una estocada de efecto rápido. Ureña se llevó una oreja de la faena.

Antonio Puerta, en el primer toro de su temporada, salió a por él sin esperar a que se vaciara rodando por el ruedo, lo toreó de manera primorosa con el capote, tragando mucho debido a que el toro se revolvía en un palmo. Brindó al banderillero de su cuadrilla Antonio Cama. Con la muleta y desde el inicio, bordó el toreo consiguiendo series por la derecha interminables a manos bajas y pasmosamente lentas. El toro tenía transmisión y Puerta lo aprovechó. Con la izquierda tuvo más dificultades, debido a que su rival sacaba su condición de Victorino buscando constantemente las zapatillas. Cerró la faena, tras un susto, de nuevo con la derecha de manera muy artística. Concluyó con dos pinchazos y estocada entera caída, recogiendo un trofeo.

En el último de la tarde, el menos claro del encierro, Puerta apenas pudo lucirse con el capote, sin embargo su banderillero Antonio Cama se tuvo que desmonterar tras dejar dos soberbios pares de banderillas. La faena de muleta la comenzó en los medios por la derecha, ante un toro mansurrón y parado, peligroso y reservón, que además tenía media embestida. Con la izquierda el toro acrecentó su peligrosidad, buscando continuamente el cuerpo del ceheginero, hasta que consiguió lanzarlo por los aires, causándole una lesión en la rodilla, que obligó a llevarlo a la enfermería, a pesar de que en un primer momento Puerta, con grandes gestos de dolor, intentó volver a la cara del toro. En el quite, el animal prendió a Ureña y a Cama. Acabó con el toro Rafaelillo tras dos pinchazos y media estocada.

La sociedad murciana
Lo más granado de la sociedad murciana estuvo presente en la primera corrida de la temporada en la Región de Murcia. El presidente del Ejecutivo Regional, Pedro Antonio Sánchez, estuvo acompañado del director general de la Actividad Empresarial, Francisco Abril, y del diputado nacional, Teodoro García. También se vieron por los tendidos el socialista Jesús Navarro, gran amante de la fiesta nacional, así como el diputado popular, José Soria, fiel seguidor del matador de toros de Cehegín, Antonio Puerta, cuyos seguidores también estuvieron presentes en La Deseada. También se dejaron ver el torero Antonio José López ´El Rubio´ y el novillero Fernández de la Torre. Así como el pintor internacional Nicolás de Maya. El presidente del Club Taurino de Cartagena, Manuel Sánchez, entregó los premios anuales que concede dicha asociación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine