Toros

Toreros sin fronteras

Antonio Puerta escarbó donde no había bravura, encaste ni emoción; López Simón vino mermado y ´El Fandi´, atorado

20.09.2015 | 00:38

­­Cuando el cronista taurino bosteza por dos veces, mala cosa. Y eso es lo que ayer pasó en La Condomina. No es que uno esté ´atorado´, es que ni toros ni toreros nos pudieron sacar de la presunta siesta septembrina.

Íbamos con la ilusión de ver un cartel rectificado para bien. Bernal se equivocó en fechas y toreros (lo de Rafaelillo, es imperdonable). Y puso por la vía de la rectificación a López Simón primero y a última hora a Antonio Puerta. Pero claro, tenía reseñada en el campo, una corrida ´perdularia´ de los ´Matilla´, que era una limpieza de corrales. Caca de la vaca.

Se abrió de capote ´El Fandi´ y llegaron sus banderillas: Al encuentro, cuarteo y violín. Con la muleta sigue ´desprogresando adecuadamente´. Inicia faena de rodillas (como los toreros modernos que vienen achuchando). Torpe y sin rumbo, cortó una oreja en las cercanías del sol. Qué pena de torero que se nos va. Al cuarto de la tarde, lo maneja a ´dentelladas secas y calientes´, pero sin alma y sin acierto. Lo lleva al sol y ¿para qué?, para tomarnos el pelo a los que nos damos cuenta de su metisaca y estocada premiada con oreja barata, como en pueblo de la España profunda.

López Simón fue duda hasta última hora. Está pendiente de su confirmación francesa y ayer toreó a medio gas. Es lo que nos toca. Inédito en el capote, el madrileño llevó el toro al caballo para un encontronazo burdo. Brinda al público y torea ´amanoletado´ con un concepto vertical y tragando quina del desclasado burel. Su pinchazo bien señalado y la estocada rotunda, precedieron la oreja conseguida y otorgada. El quinto de la tarde, vendió cara su muerte de bravo. Lo había brindado al ´combo´ formado por Antonio Puerta y Pepín Liria. Seguramente con el deseo de los aficionados cabales, de que Ángel Bernal se suba al carro y entre todos pongan en circulación al flamante matador de toros de Cehegín.

Para que su padre salga de la cantera y su madre (Maravillas, hermoso y ceheginero nombre), pueda dedicarse a sus labores. Para ser justos con quien atesorando gusto, valor, estética y educación, se pueda convertir en figura de la seda y el percal, olvidando malos tragos y pesadillas del camino tortuoso hasta llegar a matador de toros. Pero volvamos a López Simón y al quinto de la tarde, que derribó a Tito Sandoval antes de mostrarse contrario al estilo de su matador, que se sorprendió del silencio del respetable mientras cuadraba al toro, recetaba una estocada y escuchaba un aviso. Palmas.

Antonio Puerta era la perla de la tarde: Sale suelto de capote y derrama verónicas dormidas para el recibo. Buen síntoma. Tras pasar el trámite de la vara, dedica la faena a la multitud y se lleva al toro por alto, sin exigencias a los medios. Con la zurda, consigue momentos de gran consideración, antes del elegante final de faena. Su estocada tendidita, le valió las dos primeras orejas de su turno. Y en el sexto, Puerta invitó a su banderillero Antonio Cama a desmonterarse tras parear brillantemente. Un pedazo de torero junto a ´El Charra´, que han completado una Feria de ensueño y en su tierra (Cieza y Lorca respectivamente).

Sus doblones de rodillas y su faena basada en la mano derecha, iban directas a conseguirle la puerta grande soñada. Pero los aceros y los destinos del Señor son inexcrutables. Antonio Puerta, todo corazón, dejó un pinchazo hondo insuficiente y se enredó en el uso del verduguillo, dando siete golpes siete, de descabello mientras sonaba el aviso del Presidente en el palco.

Y aquí se acaba el toreo a pie. Hoy domingo nos toca la de los caballos y el rejoneo. El arte que desde don Antonio Cañero, pasando por don Álvaro Domecq, desemboca en el actual elenco de figuras en el que nos han puesto al querido Andy Cartagena en vez del navarro Pablo Hermoso. Y en el que tenemos dos máximas figuras como Sergio Galán y Diego Ventura. Una pena que no aplicáramos el mismo interés y acierto para marcar fechas y toreros a pie.

Pensando en lo mejor para Murcia

  • La Feria 2015, debería ser un punto de inflexión o un momento de reflexión para empresario, individuos de la Corporación Municipal, prensa, profesionales y la madre que nos parió. Sin tensiones ni malos rollos. Sin atravesados intereses ni resentimientos. Pensando en Murcia y su mejor Feria. ¿Sería posible?. Cuando llegue septiembre del 2016, debemos estar ajustados y predispuestos. Lo demás, será ruina pura y dura. Amén.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine