Novela por entregas

El Planto de Calypso 33.

Vamos, dile a tus hombres que vengan conmigo

19.08.2015 | 10:22
Bahía de Wathi, Ítaca

Vamos, dile a tus hombres que vengan conmigo y traigan hachas de las que usan en la guerra del mar. Durante el resto de la mañana, Odiseo taló árboles, sus ayudantes los desenrramaron y los marineros los pulieron, trasladándolos hasta la playa, mientras la marea subía. Ya en las arenas circundantes al navío, entre todos procedieron a poner los troncos en pie contra el casco del barco, apoyándolos en lo posible en las rocas de los arrecifes circundantes, aflorados por la marea semibaja.

A primera hora de la víspera, la marea había descendido casi totalmente. Los palos, como insólitos remos inermes, parecían las patas de gigantesco insecto varado en la playa.

Calypso hizo bajar a la playa mantas y parasoles primero, mesas bajas y triclinios después; más tarde todo tipo de viandas y manjares. Y allí cabe la misma orilla del mar a la vista del encallado barco fenicio de Yigal, trasegaron vino y degustaron todos los mejores bocados. La magia de Calypso hacía que cada hora trabajada valiera por cinco, por lo que el barco quedó fijo sobre la arena enseguida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine