Segundo premio 8 años

El bosque mágico

Autor: Elena Pacheco Ripoll
Colegio: CEIP Vistabella - ALCANTARILLA

02.01.2013 | 00:43

EL BOSQUE MÁGICO

Había una vez un bosque en el que vivían todo tipo de animales y hadas. Durante el invierno todos los habitantes del bosque se reunían para preparar la primavera. Cada uno tenía una función: un hada llamada Cristal plantaba semillas de flores de todos los colores, ayudada de los escarabajos que le preparaban la tierra. Había otra hada que se llamaba Flora, cuya función era ira despertando a los animales que habían estado hibernando. El hada Girasol, en colaboración con el viento y las abejas, hacían florecer los árboles y los arbustos.

Pero entre tanta buena intención no podía faltar un hada envidiosa y maliciosa que sólo pensaba en fastidiar y estropear la estupenda tarea y el esfuerzo de los demás.

Ésta hada se llamaba Angelita, pero como ahora comprobaréis, no hacía honor a su nombre. Al hada malita no se le ocurrió otra cosa que intentar impedir que llegase la primavera. Angelita pensó que el sol era imprescindible para la llegada de la primavera, pero ¿que pasaría si el sol desparecía?

Angelita decidió secuestrar al sol, y poniendo como excusa que iba a enseñarle una cosa maravillosa, engañó al pobre sol y lo encerró en el rincón más oscuro del bosque. Una lombriz que vivía por aquellos parajes salía deprisa del agujero porque no quería llegar tarde a la fiesta de la primavera, cuando de repente sintió una luz muy fuerte que no le dejaba ver.

La lombriz quiso averiguar lo que pasaba, y con mucho cuidado se fue acercando. Cuando llegó, no se podía creer lo que veían sus ojos. ¡Era el sol que estaba encerrado y llorando como un niño pequeño! El sol le contó lo ocurrido y la lombriz empezó a reptar lo más rápido que pudo. Si no se daba prisa no llegaría a tiempo de avisar a las hadas para que le ayudasen a rescatar al sol.

Por muy rápido que reptaba parecía que nunca llegaba pero la lombriz no se desanimó. Con su último aliento llegó al lugar de la fiesta, y contó a todo el mundo lo que había visto. Pronto todos se pusieron en marcha hacia donde estaba el sol. Cuando llegaron todos se quedaron boquiabiertos.¿Quién podía ser tan malo y retorcido para hacer algo semejante?

A todos les vino a la cabeza el mismo nombre: ¡¡¡Angelita!!! El sol fue rescatado a tiempo y aquel primer día de primavera fue el más bonito que jamás nadie había visto.

Angelita fue desterrada para siempre del bosque y los demás habitantes nunca volvieron a temer que no llegara la primavera.


FIN

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine