13 de febrero de 2018
13.02.2018
Amor a presión

Esta pasarela no es ´Low cost´

13.02.2018 | 04:00
José Daniel Espejo

Pues nada, que iba yo el otro día por el barrio con la cabeza en mil cosas y de repente, al doblar Torre de Romo, me doy de bruces (por cierto, ¿qué son, las bruces? ¿a alguien le sobra una bruz y me la puede enseñar?) con un pedazo de desfile. Joder con el Carnaval, me digo, cómo se lo han currado este año. Qué guasa tienen, los vecinos, pues no que disfrazarse todos de antidisturbios, me sigo diciendo. Y entonces caí, justo a tiempo para no comerme una yoya: de chirigota ná, que esto más que desfile es parada militar, y estas fuerzas y cuerpos han venido (desplazados desde toda España, me dicen, a hotel y dietas y de tó por tó) para lo de la pasarela sobre el muro del AVE en superficie. Justo salían los zagales del IES Mariano Baquero, el de al lado de las vías. Tendrían pinta de kaleborrokas, o de llevar artefactos explosivos, o yo qué sé, pero los escoltaron hasta que se dispersaron. No se sabe si fue un éxito en la lucha antiterrorista del delegado Bernabé o que los esperaban en su casa para comer y hacer los deberes.

Yo fue ver eso y acordarme de unas palabras de Juan Bravo, el presi de ADIF, que dijo el pasado septiembre (en un hueco que le dejó el juez que instruye su problemilla con la corrupción del caso Lezo) que la pasarela sobre el muro «no sería low cost». Todos pensamos en su día que el señor Bravo no tenía que haberse pedido aquel segundo carajillo, pero fíjate que llevaba razón. No por la pasarela en sí, claro. La pasarela que están poniendo es una chapuza baratera, sin cimentar, con las zapatas clavadas directamente sobre la acera, siguiendo un proyecto que (como siempre) nadie ha podido leer porque es 'complementario' al conveniado en 2006. Tampoco se refería el buen hombre (que dios -o más bien el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón- lo perdone) al fraude multimillonario en el AVE a Murcia que la jueza del caso César, Olga Reverte, ha detectado en las facturas de Sacyr, Dragados, Acciona, Construcciones Villegas, Hormigones Martínez, Tecsa, Neopul y Constructora San José. Lo de la 'pasarela de oro' iba por la cuenta de los antidisturbios. Carnaval todo el año, etc. Ahora lo entendemos todo.

¿Y qué podemos decir ante esto, los vecinos de Murcia Sur? Pues que bravo. Que albricias. Porque, como todo el mundo sabe (y, si no lo saben, ya se encarga nuestra prensa regional de recordarlo debidamente) una pasarela es sinónimo de soterramiento. Claro. Nosotros es ver la pasarela Cibeles, por ejemplo, y alborozarnos: «Mira, Loli, ya están soterrando ahí, qué alegría para esas familias». Qué buenos son, los señores populares. Qué buenos son, que nos llevan de excursión. Y mira que nos portamos mal. Ahí toas las noches en las vías, politizándonos, deteniendo el pogreso, etcétera. Pero nos vamos a enmendar. A partir de ahora lo que vamos a hacer es buscar formas de ahorrarle dinero y trabajo al Estado, porque entre desfalcos, jueces, sobrecostes, antidisturbios, campañas de propaganda y peluqueros ministeriales el tema este del AVE en superficie está saliendo por un pico.

Yo esta noche, por ejemplo, voy a lanzar una idea. Usar la pasarela, ya que está, para otros usos. Qué es esto de cruzar de un lao pa otro y hacer gasto ná más. No, no. De eso nada. En medio del puente, un checkpoint. ¿Que quieres pasar? Pues tienes que aprobar un examen. Uno de buen murciano, como le gustan al alcalde Ballesta. ¿Que te sabes por ejemplo la diferencia entre un murciano digno que lucha por sus derechos y un kaleborroka politizao (pista: el primero viene en tractor)? pues aprobado. ¿Que no? Pues suspenso, y te llevas ya tu multica de 250 euros de Paco Bernabé y nos ahorramos el notificador. Y desfilando que es gerundio. Clavando tacones o al paso de la oca, pero desfilando, vecinos, que esta pasarela no es low cost.

Y es que en Murcia Sur somos así. Si tuviéramos casas en la playa hasta se las prestaríamos a estos zagalones que nos han traído de Piolín, tan bien formados en el arte de romper piñatas. Cuando acabemos con el tema de las multas, igual hasta montamos otro craufándin, pero este para ayudarles a pagar la minuta del penalista a esa peñita puntera del PP, de ADIF, de Sacyr, de Dragados o de Acciona que lo está pasando tan mal por querer traernos el pogreso a la tribu. Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine