12 de febrero de 2018
12.02.2018
Pulso político

23 años de engaños, dejadez y desidia de la red de Cercanías de la Región

12.02.2018 | 04:00

Casi cuatro millones de viajeros al año mueven las dos líneas de Cercanías de la Región de Murcia, la C1 Murcia-Alicante y la C2 Murcia-Águilas; 270 kilómetros de red ferroviaria en la Región de Murcia y ni un solo metro electrificada; 11 automotores de los años 80 que se averían con mucha frecuencia provocando continuas incidencias en el servicio; 23 servicios de ida en la línea Murcia-Alicante y 22 de vuelta en días laborales; 16 de ida y vuelta en la línea Murcia-Lorca y tan solo tres que llegan hasta la ciudad de Águilas. Esta esla radiografía de la red de Cercanías de la Región de Murcia.

Ni tan siquiera disponemos de una línea de Cercanías entre las dos principales ciudades de la Región. Murcia con 441.000 habitantes y Cartagena con 214.759 habitantes. Es decir, el 45% de los habitantes de esta Región no están conectados entre sí con un servicio de Cercanías. Los habitantes de Murcia y Cartagena solo pueden desplazarse en uno u otro sentido a través de una red de trenes de Media Distancia con tan solo siete servicios de ida y vuelta en días laborales.

Estamos ante un problema político de gran importancia para la vertebración del territorio y la cohesión social, pero también ante un problema de incapacidad y dejadez de los sucesivos gobiernos regionales. Ningún otro presidente o presidenta de ninguna Comunidad autónoma habría permitido la situación que sufrimos con las Cercanías en la Región. Tenemos las infraestructuras ferroviarias más antiguas del país y las peores Cercanías.

El Gobierno nos anuncia que este será el año de la llegada del AVE a Murcia y la apertura del aeropuerto de Corvera. Pretenden hacernos creer que será la panacea que resolverá los problemas de la región. Pero, más bien estamos ante el reconocimiento de sus fracasos en materia de infraestructuras para el transporte y la movilidad sostenible.

Bienvenido sea el AVE a la ciudad de Murcia, y también a Cartagena y Lorca. Es un servicio ferroviario importante para la Región, pero no el más importante. Según los expertos, el AVE moverá unos 700.000 viajeros al año, muy lejos de los cinco millones de viajeros que llegó a transportar la precaria red de Cercanías en el año 2008. Si bien es cierto que esta red ha perdido un millón de viajeros debido al abandono y la desidia de Renfe y Adif, y a la sumisión del Gobierno regional.

Si preocupante es la situación actual de las Cercanías, más preocupante es el futuro. Les explicaré. Desde el año 2000 hasta hoy se han desarrollado tres planes de infraestructuras para el transporte: el que elaboró el ministro Álvarez Cascos para el periodo 2000-2007; el de la ministra Magdalena Álvarez para el periodo 2005-2020 y el de la ministra Ana Pastor para el periodo 2012-2024. En este periodo hemos pasado de un diseño ferroviario de 7.200 kilómetros de vía de ancho estándar (el más utilizado a nivel internacional) para el AVE, que destinaba la red convencional exclusivamente a Cercanías, Media Distancia y Mercancías, al que propone el actual ministro, utilizando la plataforma de vía convencional existente para hacer compatible la circulación de trenes AVE, con Media Distancia, Cercanías y Mercancías.

Este nuevo diseño afecta directamente a los tres ejes ferroviarios de la región: Murcia-Cartagena, Murcia-Alicante y Murcia-Lorca, que tendrán que compartir el AVE con Cercanías, Media Distancia y Mercancías.Esta situación genera incertidumbre e inquietud sobre el mapa y el futuro de las Cercanías en la Región de Murcia, que serán las grandes perjudicadas por la saturación del tráfico ferroviario en la región. Especialmente el eje Murcia-Cartagena por la imposibilidad de crear la tan demandada línea de Cercanías y la limitación del tráfico de mercancías desde el puerto al resto de España.

El servicio de trenes de Cercanías necesita inversiones urgentes para modernizar los vagones y los automotores; hay que construir una plataforma ferroviaria electrificada, adaptada a las líneas de alta velocidad capaz de absorber todo el tráfico, dando prioridad a las Cercanías; revisar horarios, tarifas, intermodalidad y establecer un nuevo servicio de cercanías entre Murcia y Cartagena para atender la demanda de más de 600.000 ciudadanos.El Gobierno regional, tal y como ha hecho el de Madrid y Valencia, tiene que abordar con ADIF y Renfe un acuerdo de inversión para reestructurar y potenciar estos servicios.

Los partidos políticos, las organizaciones empresariales, sindicales y vecinales, los medios de comunicación y la ciudadanía hemos ser extremadamente exigentes para reivindicar un servicio ferroviario de Cercanías moderno que garantice de forma efectiva la igualdad de oportunidades y atienda a la mayoría de población que precisa de un transporte público digno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine