23 de enero de 2018
23.01.2018
La Feliz Gobernación

El hombre que fue jueves

Quien resiste gana, parece ser el lema adoptado por el alcalde. Y también por Ciudadanos, el partido decisivo en caso de sumarse a la moción de censura que pretende presentar el PSOE. A ver quién aguanta más

23.01.2018 | 04:00

El jueves se celebra el pleno municipal de Murcia. Una fecha clave. Es probable que si para entonces Roque Ortiz sigue siendo concejal de Fomento los grupos de la oposición se retiren de sus asientos como ayer hicieron en la comisión de Infraestructuras. Esta va a ser la tónica ante la resistencia de José Ballesta a tomar la decisión que se espera de él desde que regresó de Fitur, hará una semana precisamente el próximo jueves. Mientras tanto: denuncia ante la Fiscalía por las palabras del concejal ante la asamblea de pedáneos del PP; investigación de los contratos de las empresas concesionarias; revisión del pliego del contrato sobre alumbrado público suspendido por Ortiz; negociaciones de los grupos de la oposición para presentar una moción de censura... Y los presupuestos municipales para 2018, en el alambre. Una convulsión permanente, sin fecha de caducidad, justo en un contexto en que el gobierno popular capitalino había atravesado felizmente el ecuador de su mandato y parecían despejadas las incertidumbres sobre su estabilidad.

Quien resiste gana, parece ser el lema adoptado por el alcalde. Y también por Ciudadanos, el partido decisivo en caso de sumarse a la moción de censura que pretende presentar el PSOE. A ver quién aguanta más.

Ciudadanos provoca un considerable despiste, pues depende del día y la hora en que se le consulte sobre su hoja de ruta respecto a este asunto, y sobre todo a quién. Lo conveniente es no hacer demasiado caso a las declaraciones de sus dirigentes, pues es preciso conocer de antemano su estrategia oculta. La última baza, apoyar la moción de censura del PSOE en caso de que no dimita Ortiz. Pero sin prisas por proclamar esa intención, pues en el transcurso el PP se quema tanto por las presiones aludidas del conjunto de la oposición como por el desentendimiento, puesto públicamente de manifiesto acerca de la solución del caso, entre la alcaldía, que protege a Ortiz, y la dirección regional del PP, que prefiere saldar el asunto con la salida de éste del gobierno municipal.

En Ciudadanos percibieron desde el principio que la crisis interna del que ya es su principal adversario electoral, con el que se codea en las encuestas, podía cundir si ellos no venían a solucionarla con un ultimátum a la continuidad del de Fomento. El desgaste de la credibilidad pública de Ballesta se produce por sí solo, sin necesidad de empujar, así que en Ciudadanos han decidido no precipitarse. Es más: han llegado a la conclusión de que si anunciaran de manera explícita su disposición a apoyar la moción de censura socialista, la resolución del caso se acortaría, pues Ballesta dispondría del pretexto para sugerir a Ortiz que dimita. Creen, además, que la dimisión del concejal aliviaría a López Miras y a su equipo en el partido del pulso implícito que mantienen con el alcalde autoproclamado ´independiente´. Por tanto, la consigna es: que se maten entre ellos.

Además, ojo, hay un freno ante la moción de censura. Ciudadanos está recibiendo una cierta avalancha de nuevos militantes procedentes del entorno popular, y las encuestas les indican que la mayoría de quienes se significan como sus nuevos votantes se desplazan desde el PP. Quizá no sea, pues, el momento de anunciar que están dispuestos, aunque fuera en último extremo, a entregar la alcaldía de Murcia a los socialistas, y menos si para esto se precisa del concurso de los concejales de Podemos. Por tanto, discreción al respecto. Y mientras tanto, presión constante (en esto sí en compañía de los grupos de la izquierda) para ver cómo el PP se consume irresponsablemente en el ayuntamiento de Murcia. Por lo menos hasta el jueves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine