Nos queda la palabra

Mundo, demonio y carne

11.11.2017 | 00:54
Mundo, demonio y carne

El mundo es un moquero. En uno de nuestros mejores rincones gastronómicos de esta apartada orilla que es la Región de Murcia coincidieron en la noche del jueves el poder económico, religioso y político. Una delegación india al más alto nivel, antesala de la visita de su embajador a estas lejanas tierras, husmeaban la posibilidad de hacer negocio en torno a una mesa donde no faltó el té. Si en algo destaca nuestra economía es en su capacidad de internacionalización, por lo que la India es un suculento manjar, con coincidencias tan apreciables como la capacidad de nuestros respectivos ríos, Segura y Ganges, para la flotación de seres vivos, dicho sea de paso.

Otro aspecto indiscutible en el que estamos a la cabeza, o nos lleva de cabeza, es nuestro evidente carácter pecador, lo que explicará la soberana influencia de la Iglesia en nuestra sociedad. No habrá otra tierra menos prometida que la nuestra a tenor de las campanas, misas, procesiones, cofrades, sacerdotes y otras instituciones académicas clericales. Hasta doce sacerdotes y un seglar acompañaron a Rouco Varela a la cena del citado mágico día, que no sería la última porque a lo largo del fin de semana tenemos la suerte de celebrar en Murcia el Congreso Internacional de Cofradías.

Y hablando de carne no hay nada más magro ahora que el tema catalán, por lo que nuestro célebre restaurante también acogió a Josep Borrell. Si en exportación y religión somos líderes, en el asunto nacionalista mantenemos una posición clara de oposición para frenar cualquier avance de la frontera. No creo que el bueno de Borrell, que en el tema del agua actuó con tanta sensatez como lo hace ahora desde el Paseo de Gracia (maldita la gracia) viniera a concitar el apoyo al actual modelo de Estado, pues la nuestra es tierra ya conquistada para tal fin.

Mundo, demonio y carne, por tanto, se encarnaron en Murcia, tierra de apocalipsis y pecado. Esperemos que sea de buen provecho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Diego Jiménez
Cierto olor a podrido

Cierto olor a podrido

No se preocupen. No voy a hacer una reseña de aquella obra de Martín Vigil al que muchas y muchos...

Cremas para el hombre

Basta hacer un repaso a las cifras para atestiguar que hombres de negocios, empresarios, altos...

La cuna peninsular

La cuna peninsular

Los investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona están cerca de concluir que en dos...

Bulos y blogs

Bulos y blogs

¡Qué prestigio tuvo la letra de molde impresa en papel! La Olivetti superaba en crédito a los...

Que viene el lobo

Nunca me ha gustado mucho el cuento de «que viene el lobo», pero encuentro que presenta ciertas...

Festival de Filosofía

Festival de Filosofía

Semana larga de congresos. Primero, sobre un pasado que no lo es: la República de Weimar. Segundo,...

Enlaces recomendados: Premios Cine