Chispazos

La gran decisión

03.10.2017 | 21:35
Fernando Martínez Serrano

Negarse a ver la realidad es absurdo. No se puede vincular a un pueblo con una Administración que rechaza y detesta. Es algo así como pedir a un cura que siga diciendo misa cuando asegura haber perdido la fe.

Después de la farsa tragicómica que hemos vivido el 1 de Octubre en Cataluña lo sensato sería aplicar el artículo 155 y convocar elecciones. Pero como los resultados serían muy parecidos y seguiríamos con líderes que viven en la enajenación mental, se impone una decisión de mayor calado y significado histórico.

Hay que pactar un referéndum vinculante que cumpla todos los requisitos y fije unos mínimos de participación y voto afirmativo (por ejemplo: 70% y 65% respectivamente).

Si pierden, que callen por un tiempo, centren sus ansias en pedir una buena ley de financiación autonómica y recuperen el seny.

Si ganan, habrán resuelto un pleito histórico, quedarán fuera de la UE y cuando pidan la readmisión no lograrán la unanimidad. Lógicamente se precisa de un tiempo para gestionar esa desconexión y que se produzcan los movimientos de empresas y personas deseados. Será curioso ver las decisiones de Caixabank, Banco de Sabadell, Gas Natural y las otras cuatro empresas del Ibex; tal vez romperían sus silencios cómplices.

Que los catalanes paguen sus gastos con sus ingresos y se olviden de balanzas fiscales, una vez que hayan saldado su deuda con el Estado, ese que ya no les robará más.

Para España no sería bueno pero tampoco supondría un desastre irreparable. No nos privaríamos de ningún bien, producto o servicio de los que consumimos y ellos pagarían aranceles por nuestros productos, aunque satisfechos porque ya son independientes.

Lo curioso es que no harían nada que no puedan hacer ahora, pero serían felices. Creo que cuando otros contemplaran como les va en su República, calmarían sus pulsiones independentistas.

Vuelvo al principio: no se puede perpetuar este contencioso histórico ni sostener aquello a base de fuerzas policiales.

Ortega reposará más tranquilo en su tumba al saber que hemos dejado de ´conllevar´ el problema catalán. Y nosotros también tenemos derecho a dejar de padecerlos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

¿Qué fue de aquellas cartas de amor?
¿Qué fue de aquellas cartas de amor?

¿Qué fue de aquellas cartas de amor?

Ya no escribimos como antes. Los avances y las nuevas tecnologías nos hacen la vida más fácil, de...

Zoom, zoom, culombio, culombio

Zoom, zoom, culombio, culombio

Resulta tan elocuente como descorazonador que con tantos políticos cobrando del erario público,...

No dejemos a nadie atrás

Hace ya 30 años, el 17 de octubre de 1987, el padre Joseph Wresinski hizo un llamamiento para...

No demos nada por supuesto

No demos nada por supuesto

Tengo un amigo que acaba de perder a su mujer. Al ser con el que más ha estado unido en los...

Bandidos

Bandidos

No se puede desafinar más. Es como si nuestra inspección de trabajo se empeña en Etiopía en...

Los olvidados

Los olvidados

María Dueñas fue la última. Más de veinte años antes lo había sido su colega Arturo Pérez Reverte....

Enlaces recomendados: Premios Cine