Lo que hay que oír

No sus explicar nespañol

La obligatoriedad de que pilotos y controladores hablen en inglés

21.09.2017 | 23:42
Francisco García Pérez

Supongamos que un piloto de avión tiene como lengua materna el español. Supongamos que un controlador aéreo tiene como lengua materna el español. Supongamos que ambos deben comunicarse por radiofrecuencia o radiotelefonía (o como se diga) en aeropuertos con más de 50.000 movimientos internacionales anuales. Pues bien, si prospera la redacción actual del Proyecto de Real Decreto por el que se desarrolla el Reglamento del Aire, habrán de hablarse en inglés obligatoriamente. Totalmente y exclusivamente en inglés, totally and exclusively in english. ¿A partir de cuándo? A partir del 12 de octubre, Fiesta Nacional de España, qué casualidad.

Lo dice el Capítulo X de dicho Proyecto: «Las comunicaciones tierra-aire entre las aeronaves y las dependencias de tránsito aéreo se realizarán únicamente en idioma inglés». El uso del idioma inglés será implantado y será exclusivo, sigue diciendo. Aquí, de castellano o español nada. Aquí se habla en inglés, que para eso estamos sobrevolando Madrid o Canarias o Sevilla, colonias del imperio anglo, mother fucker! El ministro español del ramo, Íñigo de la Serna, se ha apresurado a señalar que no se trata de una «decisión cerrada o tomada completamente», que está abierto al diálogo.

¿Se hace por una cuestión de seguridad aérea? Según leo en la web del SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas), sus portavoces sindicales y los de la USCA (Unión Sindical de Controladores Aéreos) han coincidido en señalar que «el fin último de cualquier comunicación es la transmisión efectiva de un mensaje y está claro que esto se conseguirá mejor usando una lengua materna común». En efecto, insisten, «hablamos inglés a diario y lo seguiremos haciendo siempre que la situación lo requiera, pero pedimos flexibilidad a la hora de elegir el idioma a usar, ya que somos nosotros los máximos responsables de la operación aérea». Es más: «No existe ningún estudio que demuestre que el uso generalizado del inglés suponga en sí mismo una mejora potencial para la seguridad aérea». Pero, en definitiva, nuestros políticos han optado, de momento, por aplicar al pie de la letra el Standardised European Rules of the Air y sanseacabó, the end. ¿Que a lo mejor cambian el Proyecto? Vale, muy bien. Pero ¿a qué lumbrera se le ha ocurrido que favorecería la seguridad aérea el que un piloto españolísimo en apuros hubiese de traducir al inglés, sobre la marcha y en picado, un agónico «¡Oye, que nos vamos a dar un piñazo fijo, que esto no va, que o me das pista o nos comemos la torre, tío, por favor te lo pido, por tu madre, hombre ya!», dirigido al controlador?

Seguro que a la misma que redactó el Proyecto. No sé si, de verdad, preferiría que me lo explicase en inglés, porque dice cosas tales (en lo que debe entender que es el idioma español) como que la Dirección General de Aviación Civil recabará «un estudio aeronáutico de seguridad en el que se determinen las medidas de mitigación que procedan ante los escenarios operativos identificados en el procedimiento». ¿Qué significará ´medidas de mitigación´? ¿Qué ´escenarios operativos´ y, además, ´identificados´? O esta otra perla: «En la orden que acuerde el uso exclusivo del idioma inglés [se] establecerá el plazo en el que resulte exigible la medida atendiendo a las necesidades de implementación constatadas en el procedimiento». ¿Qué significará ´atender a las necesidades de implementación´, máxime cuando ellas, sean lo que fueren, están además ´constatadas´ y además ´en el procedimiento´? ¿Qué hablante de español se expresa así? Y esto, en un Proyecto de Real Decreto.

Luego, oiremos el 12 de octubre (antes Día de la Hispanidad, el Pilar, el copón de la baraja) a nuestras autoridades engalanadas decir que la lengua española es patrimonio fundamental y angular de todos y de todas, que su defensa y promoción les desvela, que somos casi quinientos millones sus hablantes, gran motivo de orgullo y satisfacción. Ay, cada día me hacen reír más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine