Visto lo visto

La cabina

15.09.2017 | 00:33
La cabina

Cuéntale tú a un chaval que hubo una época en la que se usaban esos tótems. Una época en la que llamabas a casa de un amigo para preguntar por él y los padres respondían al teléfono. Una época en la que comunicarte con otra persona costaba mucho dinero, y más aún si esa otra persona estaba lejos. Que hubo una época en la que aquellos que se llamaban igual que sus padres (o madres), tenían que responder eso de «¿Padre o hijo?». Una época en la que si sonaba un teléfono a altas horas el corazón se sobresaltaba porque no podía ser nada bueno. Una época en la que se formaban colas frente a estas cabinas a partir de las 22:00 porque era más barato (en pesetas) usarlas. Una época en la que los amantes acababan conversaciones con «cuelga tú», y no con emojis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Lucía Perán
Nos quedarán secuelas

Nos quedarán secuelas

Esto empieza a ser poca broma y hay quienes aseguran que es el momento propicio para que aparezca...

El niño de Castejón

El niño de Castejón

La niña de Rajoy tendría ahora nueve años. Me refiero a esa pequeña imaginaria que nuestro actual...

Les da igual cómo van a pasar a la historia

Les da igual cómo van a pasar a la historia

Las encuestas reflejan la preocupación de la ciudadanía por la falta de calidad de los políticos,...

El muro de la ley

El muro de la ley

Los vecinos se han ganado el derecho a no fiarse y a seguir concentrándose todos los martes en...

Organizaciones humanas

Organizaciones humanas

Hace unos días participé en la celebración de las bodas de plata sacerdotales de un amigo, un...

La pertinaz sequía

La falta de lluvia ya no está en nuestras manos arreglarla y la falta de cultura sí

Enlaces recomendados: Premios Cine