Visto lo visto

La cabina

15.09.2017 | 00:33
La cabina

Cuéntale tú a un chaval que hubo una época en la que se usaban esos tótems. Una época en la que llamabas a casa de un amigo para preguntar por él y los padres respondían al teléfono. Una época en la que comunicarte con otra persona costaba mucho dinero, y más aún si esa otra persona estaba lejos. Que hubo una época en la que aquellos que se llamaban igual que sus padres (o madres), tenían que responder eso de «¿Padre o hijo?». Una época en la que si sonaba un teléfono a altas horas el corazón se sobresaltaba porque no podía ser nada bueno. Una época en la que se formaban colas frente a estas cabinas a partir de las 22:00 porque era más barato (en pesetas) usarlas. Una época en la que los amantes acababan conversaciones con «cuelga tú», y no con emojis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Diego Jiménez
Cierto olor a podrido

Cierto olor a podrido

No se preocupen. No voy a hacer una reseña de aquella obra de Martín Vigil al que muchas y muchos...

Cremas para el hombre

Basta hacer un repaso a las cifras para atestiguar que hombres de negocios, empresarios, altos...

La cuna peninsular

La cuna peninsular

Los investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona están cerca de concluir que en dos...

Bulos y blogs

Bulos y blogs

¡Qué prestigio tuvo la letra de molde impresa en papel! La Olivetti superaba en crédito a los...

Que viene el lobo

Nunca me ha gustado mucho el cuento de «que viene el lobo», pero encuentro que presenta ciertas...

Festival de Filosofía

Festival de Filosofía

Semana larga de congresos. Primero, sobre un pasado que no lo es: la República de Weimar. Segundo,...

Enlaces recomendados: Premios Cine