La hojarasca

Calendario escolar

05.09.2017 | 04:00

Da comienzo esta semana el curso escolar y lo hace en la Región en forma de cascada que cae de forma aleatoria por nuestra geografía. Hoy se estrenan los colegiales de Beniel y Murcia. A partir de ese día, los alumnos se van incorporando a las aulas de forma progresiva pero dispar. La incorporación a los pupitres se extiende desde este martes hasta el próximo lunes, cuando darán comienzo las clases en Lorca y Torre Pacheco, entre otros lugares. En definitiva, el inicio del curso escolar adopta en la Región una forma de llamada a filas de caprichosa diseminación.

No hay tal capricho, sin embargo. Es este que ahora comienza el tercer curso en que la Consejería de Educación deja que sean los municipios quienes establezcan la fecha de comienzo y final de curso. Nuestra comunidad, pues, se erige como pionera en descentralizar semejante decisión. No será nadie en un despacho de la capitalina Avenida de La Fama quien decida cuándo comienzan y acaban todos los pupilos, desde Calasparra hasta La Manga, desde Yecla hasta Águilas. ¿Pero da el calendario escolar para un artículo de opinión?, se preguntará el lector con legítimo estupor. Piénsese así: cada decisión que se arranca de las garras de la alta administración para depositarla en los más directamente afectados supone un triunfo al entender del ciudadano poco seducido por el jacobinismo.

La descentralización en el establecimiento del calendario escolar, por anecdótica que en sí misma resulte, constituye una declaración de intenciones políticas. La medida cuenta con sus críticos. Y es que tendemos a ver descontrol en la diferencia, caos en la disparidad. No se trata más que de unos días de divergencia en la incorporación de los niños a las clases y ya hay quien exige uniformidad. No acabamos de matar al jacobino que llevamos dentro. Nos manifestamos proclives a la diversidad y la autogestión, pero anida en nosotros un estalinista palpitante que reclama centralización y consonancia. Es ese estalinista el que se revuelve inquieto cuando asiste a un calendario desparejado. A un espíritu liberal, por el contrario, no le perturba la diversidad. A mayor cercanía del centro de decisión, mayor posibilidad de ejercer influencia sobre él.

A los políticos hay que arrancarles cada porción de poder como se arrancaría a una leona de la boca un pedazo de la pieza recién cobrada. Aun cuando la porción sea modesta, qué menos que dedicar un modesto artículo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Ventana de esperanza

El pesimismo es un gen históricamente dominante en la izquierda que hoy día (con un contexto...

La taquillera del cine Rex

La taquillera del cine Rex

Pocas son las salas de Murcia que han sobrevivido al empuje de los centros comerciales. Las que...

Delegado o Consigliere

Delegado o Consigliere

El nuevo delegado del Gobierno en Murcia toma posesión de la plaza en la sede del Gobierno...

El PP salda su cuenta con el PSOE

El PP salda su cuenta con el PSOE

"Es la primera vez en la historia reciente de Murcia que el PP decide dar la presidencia de dos...

El lamento de Citati y "las cosas perdidas"

El lamento de Citati y "las cosas perdidas"

La muerte de la mariposa es un relato tan sugerente como su propio título, gracias a la magia de...

La comida de la familia Bo

La comida de la familia Bo

El contenido de esta columna me ofrece un sentimiento especial de satisfacción. Unas decenas de...

Enlaces recomendados: Premios Cine