La vida en un post-it

Caracol

19.07.2017 | 23:09
Caracol

Nunca fui un niño peleón. Pero confieso que mi opción por solucionar las disputas por la vía de la no violencia fue más por conveniencia que por convicción pacifista: yo era un niño flaco y débil, y cada vez que me metía en una trifurca terminaba ´cobrando´. Ya me hubiese gustado a mí ser fuertote y haber hinchado a hostias a más de un chulo de aquellos€ En mis tiempos había muchas riñas. Recuerdo una conversación del grupo de amigos, cuando teníamos 10 años, en el que uno afirmaba que el peor insulto que se podía hacer a una persona (más que mentarle a sus muertos) era llamarle Caracol€ «Cuando le dices a uno caracol, le estás llamando a la vez cornudo, baboso y arrastrado€». No habían pasado ni dos días de la conversación cuando durante una de las frecuentes disputas un amigo llamó al otro ¡Caracol! La pelea fue de una violencia extrema y cuando el maestro apareció para separarlos (nosotros nunca separábamos a los contendientes y los animábamos al grito de ¡dale, dale, dale!), preguntó qué había ocurrido para que la pelea fuese tan fuerte€ «¡Me ha llamado Caracol!», argumentó el agresor, sangrando por la nariz. ¿Caracol? El maestro se quedó a cuadros (yo creo que con ganas de reír). Un niño intentó aclararlo: «Eso es peor que si te dicen hijoputa».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Cremas para el hombre

Basta hacer un repaso a las cifras para atestiguar que hombres de negocios, empresarios, altos...

La cuna peninsular

La cuna peninsular

Los investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona están cerca de concluir que en dos...

Bulos y blogs

Bulos y blogs

¡Qué prestigio tuvo la letra de molde impresa en papel! La Olivetti superaba en crédito a los...

Que viene el lobo

Nunca me ha gustado mucho el cuento de «que viene el lobo», pero encuentro que presenta ciertas...

Festival de Filosofía

Festival de Filosofía

Semana larga de congresos. Primero, sobre un pasado que no lo es: la República de Weimar. Segundo,...

El del centro de Los Chichos

El del centro de Los Chichos

Los Chichos, vaya por delante, son leyenda. Tanto, que me produce hasta pudor traerlos por aquí....

Enlaces recomendados: Premios Cine