Dulce jueves

El viaje imaginario

13.07.2017 | 04:00
El viaje imaginario

Llegan los exámenes finales y con ellos la vida parece revolucionarse. Los chicos se quejan de que no son del todo justos. Creen que son poco fiables, caprichosos, y que colocan cosas importantes en manos del azar. Y tienen parte de razón. Una vez superados, nadie los echa de menos. Sin embargo, no se dan cuenta de lo parecidos que son a la vida. Es verdad que están hechos para medir cosas que son difíciles de medir. Exactamente igual que la vida. Cada día que vivimos es tan escurridizo y rápido que, si nos paramos a pensarlo, siempre nos deja con la sensación de ser unos aprendices. Y la vida se llena tanto cada día que eso hace que vaya más deprisa que las palabras o los números. Es tan misteriosa y loca como las risas de las niñas que salen de la cocina donde se supone que están estudiando matemáticas. O como la voz de su hermana mayor que, en el pasillo, delante del espejo, suena distinta a como sonaba en vísperas del último examen. También está hecha de cosas que no podemos entender y de otras tantas que, de tan humildes, no llaman nuestra atención y solo reparamos en ellas cuando ya es demasiado tarde.

¡Qué difícil resulta separar el grano de la paja! Sobre todo a la hora de la cena, cuando la información se amontona sobre la mesa a una velocidad y con tan poco rigor que nada tendría que envidiar a cualquier conversación de Twitter, principalmente en época de exámenes, cuando los rumores campan a sus anchas para que los estudiantes más despistados tengan algo a lo que aferrarse. ¿Deberíamos estudiar todos los temas si dicen que alguien ha conseguido las preguntas?

Cada día hay por lo menos una historia que no tiene explicación, como una pregunta mal formulada que nos obliga a improvisar. ¿Qué puede significar que la profesora de Lengua se diera la vuelta de pronto y acusara a Virginia de copiar cuando ella no hacía nada? La vida entonces parece injusta, pero solo si olvidamos que otras muchas veces nos salvó una corazonada. ¿Qué nos llevó a repasar un minuto antes justo la parte que luego entró en el examen? Cada día tiene su examen final y es inevitable que lleguemos a él sin haber dormido lo suficiente, creyendo ignorar lo que en realidad está escondido en la memoria, olvidando lo que hace un momento sabíamos y temiendo un resultado que nunca será el que esperamos.

Inclinados sobre el folio o con la mirada perdida, la vida nos esperará siempre con una lección aprendida a medias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Hemingway
Hemingway

Hemingway

Algún día me gustaría presenciar el concurso de imitadores de Elvis que se celebra en la ciudad de...

Ñu

Ñu

Cuando en nuestros safaris por el diccionario llegamos a los encogidos y estrechos predios de la...

La resaca

La resaca

El sonido del agua, el cielo plagado de estrellas, el fresquito, y la dopada motivación de la...

La sensatez secuestrada

La sensatez secuestrada

Esta misma mañana sigo viendo el onomástico letrero que anuncia en un rincón de Alguazas un...

Mi agüita amarilla

Mi agüita amarilla

Un científico nazi descubre la forma de reducir un submarino a nivel microscópico y trasladarse en...

Explotadas, explotados

Explotadas, explotados

Circulan por las redes sociales sendos testimonios verdaderamente sobrecogedores expuestos por dos...

Enlaces recomendados: Premios Cine