La Feliz Gobernación

Podemos pierde un pilar

20.06.2017 | 08:36
Podemos pierde un pilar

Pocos van a entender las razones de la dimisión, que se producirá hoy, del diputado de Podemos Antonio Urbina si se atiende exclusivamente a sus propias palabras, las que componen el artículo que firma en estas páginas, a no ser los expertos en la lectura entre líneas. Hay una contradicción de bulto: el hasta hoy diputado promueve la rotación de cargos institucionales y predica con el ejemplo, pero a la vez aboga por la continuidad del resto de sus compañeros en el Grupo Parlamentario de Podemos, gane quien gane las primarias del partido, dato que se conocerá oficialmente mañana. En realidad, su sacrificio se produce con la intención de garantizar esa continuidad, ya que parece que ha sido pactada.

No sé si dentro de Podemos causará sorpresa esta dimisión, pero fuera de la organización deja estupefacto a cualquier observador. Urbina se reveló en poco tiempo como una de las piezas principales del Podemos murciano; sus actuaciones parlamentarias han rebosado rigor y oportunidad, y su trabajo en la comisión de investigación de la desaladora de Escombreras es difícilmente superable. Es una pieza rara, difícil de clonar, y su incorporación a la vida política ha dado valor a Podemos, al Parlamento murciano y a los debates políticos en general. Su dimisión es un desperdicio insoportable en un contexto en que no sobran los políticos de alto nivel, militen en el partido en que militen.

Podríamos decir que Urbina es la primera víctima del duro forcejeo que han supuesto las primarias de Podemos, un partido fracturado por dos concepciones muy distintas de la práctica política. A mediodía de ayer concluyó el proceso de votación por vía telemática para elegir al titular de la secretaría general, y mañana se dará a conocer el resultado. Hoy es algo así como un ´día de nadie´, una especie de ´jornada de reflexión´ cuando ya está todo reflexionado y decidido. Urbina aprovechará este ´día tonto´ para presentar su dimisión en el registro general de la Asamblea, una decisión que adoptó hace semanas y que sólo conocía un entorno muy preciso, además de quien ha de sustituirlo en su escaño. De este modo, el anuncio no ha podido influir en los votantes, pues se produce tras el cierre de las urnas, y él mismo se preserva de interpretaciones interesadas de parte al dimitir antes de conocer los resultados. Dimite con independencia de quién resulte ganador.

La clave de esta dimisión tiene que ver con el hecho de que el aparato nacional de Podemos pretendió buscar una alternativa a Óscar Urralburu, quien en Vistalegre II secundó las tesis errejonistas, y decidió encomendar esa misión a Urbina, quien además de diputado dispone de una posición estratégica fundamental en Podemos: conduce la secretaría de Organización. Esta ´oferta´ explicaría los iniciales tiempos de espera de la opción que finalmente se forjó, liderada por Lola Sánchez. Urbina se negó en redondo, desde el principio, a convertirse en el contrincante de Urralburu, y en ese intermedio se quemó políticamente, a su pesar. De un lado, es probable que el equipo de Urralburu lo viera con desconfianza, dado que el ´aparato central´ lo tenía localizado como posible alternativa, y de otro, al rechazar esa posición, tampoco sería bien visto por la otra parte.

Urbina habría decidido entonces quitarse de enmedio, pero poniendo condiciones a ambos extremos del cuadrilátero con la legitimidad que le otorgaba su renuncia. Al parecer, exigió a Madrid que no convirtiera a Murcia en campo de batalla de los flecos de Vistalegre, y que se evitaran la visitas de Iglesias, Errejón, Urbán (líder de Anticapitalistas, el sector al que pertenece Lola Sánchez) o sus respectivos adlatéres. Y a Urralburu le podría haber arrancado el compromiso de que no dimita, ni él ni el resto de diputados del Grupo parlamentario, en caso de perder las primarias. Leamos su artículo: «Han de concretarse dos cosas: el mantenimiento del portavoz en la Asamblea, que puede coexistir perfectamente con una secretaria general encarnada por una persona diferente». Y una segunda: pide a Urralburu que, en caso de que sea ratificado en el liderazgo, «haga un esfuerzo real para crear una sinergia integradora».

Urbina se marcha, pero deja un testamento claro: estabilidad en caso de que gane Lola Sánchez, y mayor integración si Urralburu es ratificado.

En el fondo, lo que se ha dirimido en esta votación son dos modelos diferentes de partido y del modo y temarios de la actuación política institucional. Urbina, que ha estado en la cocina de la secretaría de Organización, debe conocer a fondo la complejidad de armonizar estas posiciones, hasta el punto de haberse visto triturado por le ejercicio de la conciliación. Al menos ha salvado algunos muebles para la marca: evitar el espectáculo de un rifirrafe local con proyección en lo nacional, y mantener al Grupo Parlamentario aunque el resultado fuera adverso para la posición que mantienen sus actuales integrantes (si bien esto dependerá, al final, sin duda, de que en caso de derrota del aparato regional ésta no fuera demasiado humillante).

En Podemos todo está abierto. Incluidas las puertas. Lamentablemente, en primer lugar las de salida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Dieta y cambio climático

"Según la FAO, el sector ganadero emite más GEI (un 18 % de los gases emitidos) que el sector del...

Salta con cautela

Salta con cautela

Los milagros no tienen cabida en la urgencia ni en la impaciencia. Primero tienes que darte cuenta...

La política de los unicornios

La política de los unicornios

Oí el viernes pasado la intervención de mi alcalde, a la sazón el señor Ballesta, en el debate...

Bernabé: el Estado es él

Bernabé: el Estado es él

"Su nombramiento como delegado del Gobierno volverá a traer titulares de gloria a esta Región"

Un abrigo para López Miras

Un abrigo para López Miras

"El retorno del PP, ahora con López Miras al frente, a la cuestión agua como asunto prioritario de...

Busco un ser humano

Busco un ser humano

"Ya lo dijo Pico della Mirándola, el hombre puede ser todas las cosas, puede elevarse hasta las...

Enlaces recomendados: Premios Cine