Buenos días

La mitomanía mal entendida por Cristiano

20.06.2017 | 04:00
La mitomanía mal entendida por Cristiano

Tras una semana hablando del affaire Cristiano Ronaldo en todas las esquinas del planeta, no me voy a poner a explicar la denuncia que interpuso la Fiscalía por presunto fraude fiscal del astro portugués. Pero quiero hacer una mínima reflexión de hacia dónde camina la mitomanía que los seres humanos ponen en práctica hacia sus congéneres. Ronaldo ha entendido que sus seguidores, sus jefes (dícese el presidente Florentino Pérez) y sus compañeros deben adularle en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, como si de un vínculo matrimonial fuese.

Como no ha sido así, pues este futbolista en forma de cuerpo celeste, que nos ilumina cada semana con su fútbol y sus goles, ha dicho que cómo la gente no sale en masa a la calle a protestar por lo que él considera un acoso de la Hacienda española.

Tras su rabieta por la falta de cariño ha dicho que se va, que aquí no lo idolatran lo suficiente, o al menos lo que él considera el mínimo necesario para dormir a pierna suelta. Ronaldo es un producto fabricado por todos nosotros, pero piensa que los demás deben mirar por y para él, sin ningún tipo de disculpa ni de pretexto. Defraudar al erario público es un delito menor, debe pensar él, sobre todo cuando ni te has enterado, porque manejas tanto y tanto.

Lo de dar ejemplo a los jóvenes queda para otras cosas, como sus peinados, su famoso alarido o sus calzoncillos luciendo abdominales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine