Con gusto

Las buenas familias

22.06.2017 | 23:17
Las buenas familias

Todas las costumbres merecen censura, especialmente las buenas. ¿Por qué? Pues por ser costumbres.

Cuando después de Felipe, la derecha legitimista, recuperó el Gobierno del país, lo hizo con la naturalidad (y el furor) del que vuelve, por fin, a su casa y recoge las llaves escondidas en la maceta de geranios. Se enderezaba el rumbo natural de la patria.

El rígido Aznar empezó citando al poeta Luis Cernuda y acabó celebrando unas bodas de hiel con el electorado, previo casamiento de su hija en Escorial con una lista de invitados que, con el tiempo, sería la de los más buscados por la Guardia Civil. Pero no olvidemos que Zaplana compró la alcaldía de Benidorm con una tránsfuga y lo mismo hizo Esperanza Aguirre con dos diputados socialistas en estado de necesidad. Y el tamayazo fue el comienzo. ¿Moción de censura? Pues claro.

El estilo de Carlos Fabra, en Castellón, como el de los Baltar en Orense, tenía un sabor más agrario, más de «señores de horca y Caudillo» (Umbral). Si sus antepasados en la diputación ganaban votos con un lote de ternera y un paquete de garbanzos, ahora se ofrecían recalificaciones de parcelas a porrillo: «A vore si Carlos mos arregla lo nostre».

Con el tiempo, los conservadores perdieron sus mayorías, aunque había que contar con el voto oculto: no me extraña que se ocultara, yo también tendría vergüenza, de modo que al aprobarse una comisión investigadora de las finanzas de un partido trufado de recuas de bandidos, la reacción de los chicos de Rajoy ha sido condigna: si atacáis mi destilería os ponemos una bomba en vuestros despachos de licor.

El dinero y el poder son muy incestuosos, más endogámicos que los gitanos o los yemeníes, más que las tribus afganas. El padre de Javier de la Rosa también robó y hasta fingió su muerte y el papá de Rodrigo Rato pasó por el trullo, como no podría ser de otro modo.

Y aún queda el caso de Javier López Madrid, yerno del oligarca (español, no ruso) Villar Mir y presunto socio de Nacho González (en prisión) y supuesto acosador de la dermatóloga Elisa Pinto (apuñalada dos veces). Todos de buenas familias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Asesinos al volante
Asesinos al volante

Asesinos al volante

Un tema que cada vez me preocupa más: el alcohol y las drogas al volante. Según los datos del...

Momias en el verano

Momias en el verano

Uno de esos placeres hedonistas (muy) confesables es estrenar el verano yendo al cine para ver una...

Región de naciones

Región de naciones

"En punto a sentimiento, no reconozco más nación sentimental que Caravaca. Así que exijo cambios...

Si lo grabas, te lo pierdes

Si lo grabas, te lo pierdes

Desde que los móviles inteligentes, con internet, supercámaras y redes sociales entraron en...

La batalla de Madrid

La batalla de Madrid

"La política fiscal y presupuestaria de las últimas décadas ha dejado a nuestras sociedades...

Ficus agredido por la propia ciudad

Ficus agredido por la propia ciudad

Lo verdaderamente extraño es que el ficus de Santo Domingo, en Murcia, y con él otros muchos...

Enlaces recomendados: Premios Cine