rosa roda news

Un fistro

17.06.2017 | 04:00
Un fistro

«Mariano Rajoy y Pablo Iglesias están más cerca de lo que parece en lo que al agua se refiere porque ambos están proponiendo básicamente lo mismo en este momento. La diferencia es que Iglesias nunca prometió trasvases y, por tanto, no ha engañado a nadie»

No pocos han intentado descifrar el significado de la palabra 'fistro' o su variante 'finstro' con la que Chiquito de la Calzada salpicó sus chistes a principios de los años 90: 'fistro vaginal', 'fistro diodenal', 'eres un fistro de la pradera', 'cobarde, fistro pecador'. Convertida en una especie de piedra rosetta para entender sus chistes, finalmente se llegó a la conclusión de que era un chiquitismo: una palabra inventada por el humorista con la que se dirigía a alguien con ciertas connotaciones negativas y casi siempre entre signos de exclamación.

Y 'fistro' es la palabra que Rajoy empleó para describir el problema del agua en España durante una cena en Madrid con el entonces presidente de la comunidad, Ramón Luis Valcárcel, y su consejero Antonio Cerdá. Relatan testigos presenciales que tras dos horas de cena en la que los mandatarios murcianos le expusieron la delicada situación de déficit hídrico de la cuenca del Segura y la necesidad de trasvases de agua entre cuencas para solucionarlo, Rajoy, que durante casi toda la velada guardó silencio, miró a ambos y a modo de conclusión dijo: «Si es que esto del agua es un fistro», a lo que ninguno de los presentes supo qué responder. Qué alegas ante tan sesudo y complejo argumento del insondable filósofo Rajoy.

Los regantes, empresarios y agricultores de Almería, Murcia y Alicante han exigido una reunión urgente con Rajoy para que ratifique o desdiga a su ministra de Agricultura, García Tejerina, que se niega a hablar de trasvases de agua entre cuencas porque, según alega, ni ella ni ningún dirigente de su partido han prometido trasvases aunque la hemeroteca está plagada de titulares en los que Rajoy compromete trasvases para el sureste peninsular. Lo más lamentable y vergonzoso es que García Tejerina ha mentido a los regantes en su cara. En un foro sobre agua celebrado en 2016 al que asistió la entonces consejera Adela Martínez Cachá, la ministra recalcó «la importancia de los trasvases para llevar agua a las zonas deficitarias con un planeamiento integrador y solidario». Así consta en la nota de prensa del propio ministerio de Agricultura. Pero no contenta con mentirles y para tapar su ineficacia, ha pedido a los agricultores que cambien su modelo productivo. Que adapten sus plantaciones a la poca agua disponible que es exactamente lo que propone Podemos con la denominada nueva cultura del agua basada en decrecer. Rajoy y Pablo Iglesias están más cerca de lo que parece en lo que al agua se refiere porque ambos están proponiendo básicamente lo mismo en este momento. La diferencia es que Iglesias nunca prometió trasvases y por tanto no ha engañado a nadie.

Y para rematar la faena, el eurodiputado del PP, Esteban González Pons, delante de Ramón Luis Valcárcel que tantos votos consiguió con el lema «Agua para todos», ha dicho a los regantes: «No vamos a ir a Europa a hablar de trasvases sino de didácticas de regadío». Hasta anuncia que en septiembre visitará Murcia para hablar con los regantes de pozos de sequía y cesiones de derechos como si pudiese contarles algo que ya no sepan. Hasta Valcárcel reconoce ahora que no se da la coyuntura política para hablar de trasvases, que es prácticamente lo mismo que dice el dirigente regional de Podemos, Óscar Urralburu: «Los trasvases son inviables políticamente en España». Para Podemos, Murcia debe apañarse con agua de pozos y desaladoras y, por supuesto, plantar menos o sustituir tomates por esparto. Eso propone el partido que dice defender a los más necesitados: mandar al paro a miles de personas sin formación que, gracias al campo, están sacando adelante a sus familias.

Engañados. Los agricultores se sienten engañados y estafados. No es para menos. El presidente del Sindicato Central de Regantes, Lucas Jiménez, ha dicho: «El agua ha sido la gran estafa electoral de los últimos veintinco años en que prometieron trasvases y no han cumplido». Qué lejano queda ya aquel 2005 en que Rajoy encabezó una multitudinaria manifestación por el centro de Murcia para pedir agua y trasvases. Llegó incluso a prometer que recuperaría el trasvase del Ebro si el PP volvía a gobernar. Ni un año tardó en dejar de mencionar expresamente los trasvases. Aragón y Castilla-La Mancha eran plazas electorales importantes para auparle hasta la Moncloa, regiones donde los populares se aliaron rápidamente con los socialistas para cerrar los trasvases existentes e impedir los futuros. Un dirigente popular aragonés llegó a decir: «Agua, ni para paellas».

Se nos ha olvidado pero el PP se presentó a las elecciones generales de diciembre de 2015 y junio de 2016 en coalición con el Partido Aragonés. El acuerdo compromete a Rajoy a defender los acuerdos de la comisión del agua de Aragón que se ha pronunciado en contra de los trasvases entre cuencas. El pacto político también obliga al Gobierno de Rajoy a impulsar el cumplimiento del Plan Hidrológico del Ebro especialmente en lo que hace referencia a la reserva hídrica de Aragón contenida en el mismo y en su Estatuto de Autonomía. Una reserva de 6.550 hectómetros cúbicos para uso exclusivo de los aragoneses que no alcanzarían ni con todos los embalses de la Comunidad al cien por cien de su capacidad y que, de facto, hace inviable cualquier trasvase desde el Ebro aunque solo sea para redotar la cabecera del Tajo. El propio Partido Aragonés, a través de twitter, ha respondido esta semana al secretario de Agricultura del PP de la Región de Murcia, Jesús Cano, del que ha dicho: «Este no sabe el programa del PP ni lo que firma su jefe. No va a haber trasvase ni ahora ni nunca».

Rajoy, como Zapatero. El PP de Rajoy, por intereses electorales, se ha plegado al Partido Aragonés como en su día Zapatero se plegó a Esquerra Republicana derogando el trasvase del Ebro para poder gobernar. Zapatero fusiló el trasvase del Ebro y Rajoy lo ha enterrado. El socialista, al menos, ordenó a su ministra Narbona la construcción de desaladoras gracias a las cuales hoy bebemos y los agricultores riegan porque no hay agua del Tajo. El PP, de momento, solo ofrece a los regantes agua de pozos y el agua desmayá que tanto criticó. Menos mal que Cerdá no logró desmantelar y vender las desaladoras a los árabes como pretendía porque de haberlo logrado ahora no tendríamos ni para beber.

Tiene razón el insondable Rajoy: «Esto del agua es un fistro». Tanto PP como PSOE han adaptado sus discursos a sus intereses electorales en cada región. Lo han hecho los socialistas Marcelino Iglesias, José María Barreda y Emiliano García Page, pero también las populares Dolores de Cospedal y Luisa Fernanda Rudi. La primera prácticamente derogó en diferido el trasvase del Tajo con la ley del memorándum elevando la reserva a cuatrocientos hectómetros cúbicos y pese a todo no logró conservar el Gobierno de Castilla-La Mancha. Luisa Fernanda Rudi en Aragón es otra firme detractora del trasvase del Ebro hasta el punto de que en mayo de 2015 se enfrentó a sus compañeros en Murcia a los que tuvo que recordar que ese acueducto de agua ya no figuraba en el programa marco del PP. Y pese a su oposición a los trasvases, Rudi también perdió el Gobierno de Aragón. Al estratega hídrico del PP en Moncloa deberían despedirle porque lleva camino de perder también la Región de Murcia, donde el agua les aupó electoralmente y ahora puede que se los lleve por delante. El agua, con poco caudal, puede arrastrar políticos

Se busca estadista. En la nación de los «muy españoles y mucho españoles» cuyo presidente califica de «fistro el tema del agua» y admite que no sabe exactamente porqué se produce la lluvia, se busca urgentemente estadista con dotes de mando capaz de pensar en las próximas generaciones y no solo en las próximas elecciones, que diría Churchill, decidido a descontaminar el agua encerrando en una sala a los mejores técnicos del país para que, desprovistos de siglas, planteen soluciones técnicas y legales a la creciente falta de agua en determinadas zonas de España a las que no les basta con agua desalada y no se las puede condenar a la miseria. Se busca dirigente político capaz de llamar hipócritas a todos aquellos que se rasgan las vestiduras porque Trump abandona el pacto contra el cambio climático de París, pero no hacen nada para frenar el imparable avance del desierto en el sureste peninsular sabiendo como saben (está científicamente demostrado) que solo aumentando las masas verdes del planeta seremos capaces de contener el aumento de las temperaturas, reducir el dióxido de carbono, fijar el terreno y detener la erosión.

Murcia sabe cultivar las mejores frutas y verduras de Europa, pero no sabe cosechar políticos capaces de defenderla como merece. Y no consuela que el presidente López Miras se declare ahora trasvasista. Solo faltaría lo contrario después de tantos años dando su partido la matraca con el «Agua para todos». López Miras sabe que su partido ha perdido la credibilidad en lo que al agua se refiere. Son los suyos en Madrid los que están terminando con la esperanza de Murcia y el Levante, dicen los regantes que se muestran muy dispuestos a dar la bienvenida a cualquier partido que defienda los trasvases en clara referencia al regionalista de Garre, que se ganó el respeto hídrico de los murcianos rompiendo la disciplina de voto en el Congreso y votando en contra de la admisión a trámite de la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha que ponía fecha de caducidad al trasvase del Tajo. Aquello le valió una sanción económica y que dirigentes de su propio partido en Murcia le negaran el saludo.

Conclusión: «Esto del agua es un fistro», y Rajoy un fistro de político que puede acabar provocando un gran paro empresarial y el desabastecimiento de frutas y verduras en media Europa si no soluciona el problema del agua. Igual si le llama Merkel se toma en serio a la Región de Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

La pertinaz sequía

La falta de lluvia ya no está en nuestras manos arreglarla y la falta de cultura sí

Cordura y política

Cordura y política

El escritor y polemista inglés Chesterton aseguraba que la locura no consistía en perder la razón...

AVE. ¿Por qué esta vez es más probable que el Gobierno cumpla?

AVE. ¿Por qué esta vez es más probable que el Gobierno cumpla?

La respuesta es sencilla: el soterramiento integral del AVE hasta la estación del Carmen no es...

El maltratador reincidente

El maltratador reincidente

El tipo tenía una orden de alejamiento hacia su última víctima que expiraba en febrero de 2018. No...

Rajoy tropieza otra vez con Cataluña

Rajoy tropieza otra vez con Cataluña

La primera consecuencia es que peligran los presupuestos del 2018: el PNV no los votará con media...

¿Está ´cambiando cromos´?

¿Está ´cambiando cromos´?

Emmanuel Macron prometió reformar el mercado de trabajo francés y acaba de anunciar las grandes...

Enlaces recomendados: Premios Cine