Espacio abierto

Somos consumidores. Creamos y destruimos empleo

01.06.2017 | 04:00

Nuestras decisiones, y no las del Fondo Monetario Internacional ni las del BCE ni la Troica son las que envían personas al paro o generan contratación. Debemos asumirlo y decidir.

Las tomamos cada día y tienen efecto directo sobre el empleo, las condiciones laborales y la sostenibilidad de nuestro entorno. Relato tres ejemplos cotidianos que conozco bien por mi experiencia profesional en la contratación de trabajadores:
Cuando decidimos comprar fruta u hortaliza fuera de temporada significa que estos productos vienen de otros lugares del planeta. Esto implica un consumo de recursos contaminantes (camiones, trenes, barcos€) y dudosas condiciones laborales en terceros países para tenerlo en el lineal del ´súper´ al alcance de la mano.

Cuando vamos a comer y decidimos ir a un autoservicio porque pensamos que es más barato, en realidad, lo que supuestamente nos ahorramos lo tenemos que dedicar a pagar los impuestos para cubrir las prestaciones o subsidios de las personas que hemos enviado al paro con nuestra decisión de no ir al restaurante o bar donde nos sirven en una mesa, no hacemos cola ni recogemos los restos de comida.
Cuando paramos en una gasolinera y nos ponemos nosotros mismos el combustible, con esa decisión enviamos a algunas personas al paro, y además el precio de la gasolina es el mismo que donde nos sirven el gasoil (aquí hago un inciso para reclamar a quien corresponda que se denominen de manera distinta, señales de tráfico incluidas, las estaciones de ´servicio´ de las de ´autoservicio´). Y cuánta gente arrojamos al desempleo cuando decidimos comprar a los ´manteros´ con la perentoria excusa de que no queremos engrosar las arcas de los estudios de cine o las discográficas, o evitar impuestos...

Recomendación: quédense hasta los títulos de crédito de las películas, o sea, esas letras que aparecen en pantalla, con mayor o menor velocidad, y vean todas las personas que han intervenido en el rodaje aparte de los actores: iluminadores, carpinteros, electricistas, gruistas, catering, pintores, ingenieros, transportistas€ a pesar de que las salas de cine tienen la mala costumbre de encender las luces mientras esto ocurre. Qué sucederá con muchos de ellos si recurrimos al ´top manta´.

Nuestras decisiones como consumidores tienen un potencial poco valorado en el instante crítico de la compra. Nuestra fuerza participa en la recuperación económica de nuestro país y la protección de los empleos de nuestros conciudadanos, del futuro de nuestros hijos y de nuestro presente laboral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Cremas para el hombre

Basta hacer un repaso a las cifras para atestiguar que hombres de negocios, empresarios, altos...

La cuna peninsular

La cuna peninsular

Los investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona están cerca de concluir que en dos...

Bulos y blogs

Bulos y blogs

¡Qué prestigio tuvo la letra de molde impresa en papel! La Olivetti superaba en crédito a los...

Que viene el lobo

Nunca me ha gustado mucho el cuento de «que viene el lobo», pero encuentro que presenta ciertas...

Festival de Filosofía

Festival de Filosofía

Semana larga de congresos. Primero, sobre un pasado que no lo es: la República de Weimar. Segundo,...

El del centro de Los Chichos

El del centro de Los Chichos

Los Chichos, vaya por delante, son leyenda. Tanto, que me produce hasta pudor traerlos por aquí....

Enlaces recomendados: Premios Cine