El Contenedor

Balnearios y molinos de viento

27.05.2017 | 23:04
Balnearios y molinos de viento

Como ciudadano preocupado por lo que pasa, y más por lo que pasa en nuestra región, suelo estar al acecho de las pequeñas o grandes catástrofes, las que nos afectan a todos con preferencia, pero también espero con ilusión los días en los que nace, como flor silvestre y bellísima en su humildad de un campo fértil, una buena noticia. Hubo, aunque no me crean, en la tele única de aquellos tiempos, en TVE, un programa que se llamaba así, Buenas noticias, y en su contenido no cabía el pesimismo.

La buena noticia de estos días es que el Gobierno regional, que ha creado con excelente buena voluntad una dirección general para tratar de curar los males del Mar Menor, de la Mar Menor, que me gusta en femenino, contando con el esfuerzo de todos y en especial con los que tienen en él, en ella, intereses económicos. Y dentro del plan de actuación está el de recuperar los balnearios que embellecían esta mar chica y doméstica. Solo el desatino cultural mezclado con un complejo de clase absurdo acabó con su belleza plástica.

De esto he escrito y publicado mucho no sin indignación. Los utilizaban de forma privada las élites sociales, algunas familias muy acomodadas, es verdad, pero en vez de cambiarles el uso, si es que se trataba de abuso, decidieron su destrucción. Todos contra los balnearios; todos contra los chiringuitos, hasta hace bien poco. Todos sabemos quiénes firmaron tal aberración estética y patrimonial, para qué hacerles publicidad.

Eran bellísimos, aportaban motivos de versos de poetas (ver los de Carmen Conde); veo mis imágenes que guardo, los cuadros y las películas de mi maestro Medina Bardón, enamorado de aquellas orillas, las fotos por publicar en un gran libro de Severo Almansa, y vuelve contra mí la nostalgia de saberlo navegado con velas latinas.

Hay cosas que son absolutamente imprescindibles en nuestro paisaje. Es bueno saber que hay otra ley de protección de los Molinos del Campo de Cartagena, que la Administración ha restaurado los de La Puntica y solo depende de dotaciones presupuestarias que se siga por ese camino.

Otra flor silvestre, otra buena noticia de hace unos días, era el proyecto de un arquitecto graduado en la Escuela de Cartagena, Arturo García Agüera, que ha puesto en marcha e idea la de reconstruir los calafates o carpinteros de ribera al aire libre que se perdieron. ¡Qué bien se camina cuando el sendero es el correcto!

Balnearios, carpinteros de ribera, viejos molinos de entrañas rotas y pobre mortero desechos por el tiempo y la desidia; esa es la fecundidad que se espera de los gestores públicos, eso es lo que produce orgullo de murcianía. Y no me tomen a mal que no entre en las dificultades que devienen de los problemas de las aguas del Mar

Menor; hoy es un día de buenas noticias, las malas las aparcamos para otro momento, Que ya llegaran, solas, y sin llamarlas. Y nos pondremos catastrofistas si hace falta. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Busco un ser humano
Busco un ser humano

Busco un ser humano

"Ya lo dijo Pico della Mirándola, el hombre puede ser todas las cosas, puede elevarse hasta las...

Una década decisiva

Una década decisiva

Parece que fuera ayer y han pasado 42 años desde que Franco murió. Los años setenta fueron...

En la Moncloa

En la Moncloa

Más de 155 días después de su toma de posesión, Fernando López Miras logró que Mariano Rajoy le...

Perdidos en la lluvia

Perdidos en la lluvia

Él caminaba bajo la lluvia. Con paso firme y rápido iba sorteando los pequeños charcos de entre...

Toda España pendiente del 21D

Toda España pendiente del 21D

"El separatismo se presenta dividido y la antigua CDC lanza a Puigdemont para evitar el triunfo de...

Todo por quítame allá unas pajas

Todo por quítame allá unas pajas

"Creo que la moral bien entendida obliga a diferenciar entre el pecado y el pecador y, añadiría...

Enlaces recomendados: Premios Cine