Nos queda la palabra

Iberia

21.05.2017 | 04:00
Iberia

Si Isabel y Fernando levantaran la cabeza y vieran que Portugal reina en Europa otro gallo nos cantaría. No habríamos enviado a un soldado patrio que proporcionó armas al enemigo al entonar su símbolo más querido, el gallo. Moriría como una gallina por no embestir como Dios manda a colonias de tres al cuarto, relegando al imperio español al culo del mundo. Hemos pasado de consolarnos con el clásico «menos mal que nos queda Portugal» -que nos evitaba ser los últimos en todo- a anhelar un Ministerio del Tiempo que impida la firma del Tratado de Tordesillas, donde los dos países iberos se repartieron el mundo. Si hoy fuéramos lusos no sólo no habríamos ganado Eurovisión, lo que no es moco de pavo, sino que gozaríamos de un Gobierno que es capaz de generar riqueza y empleo sin recortes económicos y sociales. Un ejecutivo que demuestra a los mercaderes que la austeridad y la inacción pública no son medicinas para salir de la crisis, máxime si se aplica en grandes dosis que sólo provocan una brecha imposible de curar. Quién sabe, incluso, si por estas tierras murcianas gozaríamos del agua del Tajo o del Duoro o de un AVE -distinto a los gallitos de nuestros políticos anunciando cada dos por tres su venida- con Lisboa. Otra posibilidad más ilusa es pensar que si nuestros vecinos han sido capaces de ganar Eurovisión con una canción sin estribillo; nosotros, los murcianos, vamos a progresar sin presupuestos ni ningún tipo de apoyo del Gobierno central. Al bueno de Saramago le gustaba siempre imaginar la unión de Portugal y España desde nuestro Lanzarote. Un portugués universal e inusual, con una prosa sencilla y valiente desde una isla también especial. Personas y paisajes emblemas contra la especulación, la mediocridad y el pensamiento único. Otro Salvador nos emocionó con una melodía y unas formas sin artificios. Frente a la hortera camiseta de nuestro representante, el cantante portugués exhibe una a favor de los refugiados. Nunca pensé que Eurovisión será el germen de una revolución donde la buena gente elige un futuro distinto al mercantilismo, la hipocresía y la estulticia. Obrigado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

El PP salda su cuenta con el PSOE
El PP salda su cuenta con el PSOE

El PP salda su cuenta con el PSOE

"Es la primera vez en la historia reciente de Murcia que el PP decide dar la presidencia de dos...

¿Egoísta yooo?

¿Egoísta yooo?

"Ya no es una la que se queja por costumbre, sino que un equipo de investigadores de la...

El lamento de Citati y "las cosas perdidas"

El lamento de Citati y "las cosas perdidas"

La muerte de la mariposa es un relato tan sugerente como su propio título, gracias a la magia de...

Dignificar al profesor de Universidad

La Carta Magna de las Universidades Europeas, firmada en 1988 en la Universidad de Bolonia,...

¿En qué academia?

¿En qué academia?

Muy a menudo me he preguntado si los que se dedican a la política (no les llamo políticos porque...

La comida de la familia Bo

La comida de la familia Bo

El contenido de esta columna me ofrece un sentimiento especial de satisfacción. Unas decenas de...

Enlaces recomendados: Premios Cine