Rosa Roda News

Susto o muerte

24.05.2017 | 19:54
Susto o muerte

Los empresarios se han enfadado y no han escatimado vocablos: esperpento, disparate, indignación, hartazgo... para valorar los Presupuestos Generales del Estado que un año más vuelven a perjudicar gravemente a la Región de Murcia con 272 millones de euros, el menor nivel inversor de la década. Para vascos, catalanes y canarios sí hay millones a manta porque Rajoy ha convertido el Congreso en un templo de mercaderes donde Murcia no tiene ni tenderete. El diputado popular Teodoro García, lejos de indignarse, no ha tardado en disculpar la baja inversión con el argumento de que «es un presupuesto para ejecutar en seis meses y tapar los agujeros que dejó Zapatero» como si Rajoy acabase de llegar a Moncloa. Los agujeros -digo yo- también son de Mariano.

Para la Región de Murcia se presupuesta poco y se ejecuta menos y por eso cada año las cuentas del Estado nos dan un susto y las ruedas de prensa de la patronal recuerdan al día de la marmota. Desde 2006 el Estado ha dejado de invertir en nuestra tierra 1.800 millones (el 42% de lo presupuestado). «Y eso ocurre por la falta de peso político del Gobierno regional en Madrid», se ha atrevido a decir el presidente de CROEM, José María Albarracín, con cara de enfado. Rajoy no ha cumplido su promesa de alcanzar un pacto nacional del agua; y desde 2001 que Valcárcel tragó con el AVE a Murcia por Cuenca han pasado 16 años y la Región sigue sin un solo kilómetro de vía electrificada. ¡Ya basta! Exclama Albarracín como descubriendo ahora que en política no basta con selfies y tuits.

La Región de Murcia contabiliza cuatro presidentes en los últimos cuatro años tras dos largas décadas de valcarcelato. Murcia se ha convertido en una región de susto o muerte que cada año que pasa va a menos. Somos la SIN de España en permanente opción susto que es como el diputado Domingo Coronado describe su visión del AVE y el soterramiento: Muerte, si no llega ya ese tren que Valcárcel anunció que llegaría al mismo tiempo que a Valencia; Susto, que llegue el AVE arrollando la ciudad. Para ellos no hay más opciones.

En el PP están convencidos de que cuando el AVE esté en Murcia se pasará el susto y que los gritos de los vecinos serán un mal recuerdo. No les conocen. Los siguen subestimando y no deberían porque incluso el hombre más humilde se crece como un gigante cuando se trata de dignidad y del bienestar de sus hijos.

«Estamos en el poder», recuerdan los populares desde su flamante atalaya, pero un poder menguado desde 2015 que perdieron la mayoría absoluta. No pueden ir justificando y disculpando las pírricas inversiones estatales en la Región, ni tratando a los demás con condescendencia con el horizonte judicial de Pedro Antonio Sánchez. El PP ya no es el del todopoderoso Valcárcel a quien los ciudadanos paraban por la calle con auténtica fascinación.

La suerte que tienen los populares es que se enfrentan a una oposición mediocre y entretenida en tonterías. PSOE, Ciudadanos y Podemos se manifestaron junto con los vecinos por el soterramiento (fotos, pancartas, declaraciones?) pero ninguno de ellos ha llevado a la Comisión de Fomento del Congreso la proposición no de ley que registraron en noviembre de 2016 pidiendo plazos y presupuesto para el soterramiento integral. ¡Cuánta desidia! El PSRM-PSOE está tan extraviado que ha permitido incluso que el Congreso apruebe una proposición no de ley contra los bancos de agua a iniciativa de Podemos. El diputado socialista por Albacete Manuel Gabriel González votó con Podemos contra la mercantilización de derechos concesionales de agua mientras los socialistas murcianos, en la Asamblea Regional, piden al Gobierno de España un Banco Público del agua que permita cesiones entre cuencas. Los diputados socialistas murcianos en el Congreso tampoco pintan una mona.

Con este panorama es lógico que haya votantes buscando desesperadamente una opción seria a la que poder votar porque no les convence el menú. Por eso muchos preguntan si sale o no sale el partido de Alberto Garre del que dicen que se parece a Sean Connery aunque siempre he pensado que tiene cara de sargento de la Guardia Civil.

Alberto Garre, que no es tan valiente como aparenta, se lo sigue pensando porque hay mucha gente calentándole la cabeza. Otros antes que él lo intentaron y fracasaron como Calero. En Francia, por ejemplo, Macron ha llegado a la Presidencia desde la plataforma política En Marcha y Ciudadanos surgió de la plataforma ciudadana Sociedad Civil Catalana. Una plataforma transversal capaz de aglutinar a mentes bien amuebladas que estimulen a nuestros representantes políticos en Madrid mientras sus impulsores ganan visibilidad mediática y suman apoyos podría ser la opción a dos años de las autonómicas, pero Garre no es Macron ni tampoco Albert Rivera.

Ya hay dos partidos regionales registrados: Juntos por la Región y Alternativa Regional y ambos quieren a Garre mientras él consulta con la almohada porque sabe que tendría que echarse ese partido a las espaldas, que la campaña electoral sería durísima, que atinar con el equipo es clave por aquello del dime con quién vas y te diré quién eres, que necesitaría apoyo económico para sortear el apagón mediático pero, sobre todo, tendría que superar el vértigo a las urnas porqué él nunca ha ganado unas elecciones. En su pueblo lo veían como el típico señorito de derechas. Se presentó dos veces a alcalde de Torre Pacheco y aunque acortó distancias siempre le ganó Pedro Jiménez, que nunca se perdía un entierro en el pueblo.

Alberto Garre, que a sus 65 años no necesita engordar artificialmente su currículum, no es un hombre tecnológico. No sabe de qué va Twitter. No tiene Whatsapp. Que nadie espere de él mediáticas puestas en escena ni selfies a cascoporro. No es un líder moderno. Tampoco lleva pulseras. Es más bien gris, de semblante serio y chapado a la antigua pero, por lo que sea, cayó en gracia y conectó con los murcianos en los escasos catorce meses que duró su mandato presidencial consiguiendo situarse como el dirigente político mejor valorado de la Región y el único que aprobaba en los barómetros, pero de eso hace ya dos años.

En su crédito político influyó que fue el único que se pronunció claramente en contra de la corrupción invitando a los imputados a ser generosos y a dimitir, pero paradójicamente asumió a los imputados que le dejó Valcárcel en la mochila. No cesó a Pedro Antonio Sánchez como consejero de Educación cuando la Fiscalía presentó su querella contra él por el caso Auditorio porque Cospedal le llamó pidiéndole encarecidamente que no lo cesara. «Y no te hablo en clave electoral», le dijo ella engañándole como ahora reconoce Garre.

Su delfín, Daniel García, le salió rana en Torre Pacheco porque acabó condenado por adjudicar contratos a dedo, pero el borrón más negro en su haber político fue el nombramiento de su amigo Vicente Martínez Pujalte como comisionado económico, al que dejó hacer a su antojo con el concurso de la televisión autonómica; también mantuvo a todo el equipo de Valcárcel en San Esteban como habría hecho un presidente interino aunque jura y perjura que nunca le dijeron que estaba allí para guardar el sillón a nadie.

A favor tiene que limitó los mandatos presidenciales a ocho años, frenó el aumento de circunscripciones electorales que planteó el PP para perpetuarse en el poder por los siglos de los siglos, rescató la marca Costa Cálida, aprobó la ley de transparencia, no ocultó en un cajón el demoledor informe de la intervención sobre la desaladora de Escombreras e intentó aprobar una Ley del Buen Gobierno que el grupo parlamentario popular dejó morir. Puede que también influyera en su éxito social que los ciudadanos prefieren políticos con gran sentido común y sentido moral a políticos que tengan una gran visión y energía para impulsarla (en el caso de que los hubiera). Lo primero que hizo al llegar a San Esteban fue preguntar a los consejeros si tenían asignada tarjeta Visa «porque se han acabado», les dijo.

Garre sigue deshojando la margarita tras darse de baja del PP por la inacción de Rajoy frente a la corrupción. Asegura que le mueve la decepción aunque también hay cierto regusto de rencor en sus palabras. Advirtió a Rajoy de todo lo que podía suceder con Pedro Antonio Sánchez y se ofreció a encabezar la candidatura popular por la circunscripción de Cartagena en sustitución de Pilar Barreiro, con lo que el PP habría logrado el escaño que le falta para la mayoría absoluta, pero le ignoraron. Cospedal le ofreció un puesto en el Senado que luego Valcárcel y Sánchez le negaron.

«Si tuviese un silloncico en el Senado y sus buenos 3.000 euros en el bolsillo todos los meses, bien callado que estaría», dicen sus detractores, pero eso es algo que ya nunca sabremos. Dicen también que «representa el pasado más rancio» y que «su vuelta sería esperpéntica», pero al mismo tiempo le definen como «un hombre recto» que es lo que, según los sociólogos, busca la gente: personas que inspiren confianza, les digan la verdad y transmitan honestidad y honradez.

Los más cercanos aseguran que nunca miente y que su palabra va a misa como a misa mandó al presidente de Sacyr a quien dijo que «¡los tontos de provincias se han acabado!» cuando le pidió más dinero para abrir el aeropuerto. Llegado el caso, el lema electoral ya lo tiene, pero Garre no es Macron, España no es Francia y Murcia es un mundo aparte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Si pudiera elegir
Si pudiera elegir

Si pudiera elegir

Sé que va a suceder algo que cambiará mi vida. Sé que todo lo que va a pasar a continuación...

El mensaje del ficus

El mensaje del ficus

¿Quién sabe lo que ocurre dentro de un árbol? A propósito del incendio de Portugal y de la caída...

¿Cómo nos refrescamos?

¿Cómo nos refrescamos?

El pasado fin de semana leíamos en estas páginas una información de Pilar Benito en la que nos...

Yo, sufro

Yo, sufro

Créanme, por favor, yo soy de los que lo pasan mal cuando la gente, delante de mí, o en diferido,...

Ellas

Ellas

Llevo cuatro años escribiendo artículos en este periódico. He hablado de política internacional,...

Minimundis

Minimundis

¿O mindundis? Lo que era de sentido común, ahora ya es de común conocimiento. La lógica apuntaba...

Enlaces recomendados: Premios Cine