Al cabo de la calle

Dieta con la obesidad digital

06.05.2017 | 04:00
Pedro J. Navarro

Es probable que cuando tengas este artículo en tus manos interrumpas su lectura en varias ocasiones al escuchar el aviso de un mensaje de WhatsApp, o caigas en la tentación de mirar tu cuenta de Facebook o Twitter, y hasta incluso comprobar si ha entrado ese mensaje de correo electrónico que estás esperando. Si esto es así, es que formas parte de la nueva generación de personas adictas a lo digital. Los que son/somos incapaces de centrarnos en una actividad sin estar continuamente saltando a otras que tienen que ver con los dispositivos y sus aplicaciones electrónicas que hoy nos ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación.

Estrechamente vinculado a este fenómeno, que está cambiando de manera radical nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás, encontramos el derecho a la desconexión digital del trabajador con la empresa. Esto es, el establecimiento claro de que los límites de la jornada laboral están perfectamente definidos frente al tiempo de descanso y de ocio. Porque el lema de Robert Owen a comienzos del XIX, 8 hours labour, 8 hours recreation, 8 hours rest, ya está fuera de lugar. En el trabajo ya se superan esas ocho horas y, además, el espacio físico ha dado lugar a otro laboral que se ha ampliado en el ámbito doméstico. La prolongación de la jornada tiene mucho que ver con esas situaciones que se han colado en nuestro día a día sin preguntar: la tensión mantenida, el estado de alerta, el foco constante. Las órdenes y las tareas llegan a través de los mensajes de WhatsApp y los correos electrónicos, entre otras aplicaciones.

Francia ha recogido el derecho a la desconexión digital en su última reforma laboral de la mano de un informe elaborado por Bruno Mettling, director general adjunto de Orange. Advierte que la utilización de los equipos informáticos fuera del horario de trabajo, puede producir, en ocasiones, una sobrecarga de información y comunicación, dañina para la vida privada: personas empleadas que se conectan a distancia, a cualquier hora de cualquier día, con el riesgo evidente de incumplir los tiempos de descanso diarios o semanales, lo que afecta de lleno a la protección de su salud. Esta ´obesidad digital´ (infobésité), produce estrés, sentimiento de cansancio y vacía de contenido lo relativo a los riesgos psicosociales.

Por ello, regular el uso de esos instrumentos de trabajo es una cuestión central «en particular para los cuadros». Metling propone «un derecho a la desconexión» digital laboral, a través de la negociación colectiva, acompañado de un deber de desconexión cuyo respeto incumbe, en primer lugar, a cada uno de nosotros, pero también a la empresa.  En este sentido señala que los directivos deberían ser ejemplares.

En España este debate ha comenzado a llegar al Congreso de la mano del PDCat, En Comú Podem y, sobre todo, con la Proposición No de Ley sobre protección de los derechos digitales de la Ciudadanía presentada a finales de marzo por el PSOE. El debate está servido y en nuestras manos tenemos la posibilidad de que esa desconexión digital con la actividad laboral sea una realidad. Junto a la regulación a través de las leyes laborales, hay un factor determinante: la firme voluntad de cada persona en establecer los límites del tiempo y actividades que dedica a su vida social y en comunidad. Eso solamente depende de nosotros. La dieta, vamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

El orgullo insano
El orgullo insano

El orgullo insano

Me encanta la posibilidad que tengo de poder escribir cada jueves en este púlpito y transmitir...

Trasvase, mentiras y cintas de vídeo

Trasvase, mentiras y cintas de vídeo

Mis espías vietnamitas me cuentan que ha finalizado el plazo para presentación de enmiendas ante...

¡Felicidades, Míster R., y que nunca dejes de soñar!

¡Felicidades, Míster R., y que nunca dejes de soñar!

No sé si algún día te has parado a pensar qué significa tu nombre. Si nunca lo has hecho, te...

Las mentiras piadosas del PP

Las mentiras piadosas del PP

La imagen de España que más se ha repetido en los medios internacionales en estos últimos días es...

Ser mujer

Ser mujer es tener miedo. Ser mujer es vivir con miedo a caminar sola por la noche de regreso a...

Camareras de piso. Hablamos también de violencia de género

Camareras de piso. Hablamos también de violencia de género

Las empleadas de hoteles, apartahoteles y bungalows turísticos suman más de 2.000 mujeres en la...

Enlaces recomendados: Premios Cine