Chispazos

Partidos

03.05.2017 | 19:14
Fernando Martínez Serrano

Hoy no muestran la fuerza y la seriedad que tuvieron durante la Transición y en la década de los 80. Tal vez sea normal que se vayan debilitando conforme se consolida la democracia. Pero aparecen algunos indicadores preocupantes: ganan elecciones candidatos sin partido y fracasan aquellos que han sido elegidos en primarias. Parece que los militantes que quedan se radicalizan, perdiendo capacidad crítica, y no ´coinciden´ con los votantes, no son una pequeña muestra del electorado de su partido y eso es lo más grave que puede ocurrir. Los ejemplos socialista francés o laborista británico son muy elocuentes. Y aquí un mixtificador demagogo, cegado por sus fracasos, está a punto de arruinar al partido más veterano. Se impone una reflexión seria y profunda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

El orgullo insano
El orgullo insano

El orgullo insano

Me encanta la posibilidad que tengo de poder escribir cada jueves en este púlpito y transmitir...

Trasvase, mentiras y cintas de vídeo

Trasvase, mentiras y cintas de vídeo

Mis espías vietnamitas me cuentan que ha finalizado el plazo para presentación de enmiendas ante...

¡Felicidades, Míster R., y que nunca dejes de soñar!

¡Felicidades, Míster R., y que nunca dejes de soñar!

No sé si algún día te has parado a pensar qué significa tu nombre. Si nunca lo has hecho, te...

Las mentiras piadosas del PP

Las mentiras piadosas del PP

La imagen de España que más se ha repetido en los medios internacionales en estos últimos días es...

Ser mujer

Ser mujer es tener miedo. Ser mujer es vivir con miedo a caminar sola por la noche de regreso a...

Camareras de piso. Hablamos también de violencia de género

Camareras de piso. Hablamos también de violencia de género

Las empleadas de hoteles, apartahoteles y bungalows turísticos suman más de 2.000 mujeres en la...

Enlaces recomendados: Premios Cine