Por si encaja

Cielo santo, speak English?

17.02.2017 | 22:01
Cielo santo, speak English?

A las ocho voy a mi quiosco (casi una imagen de culto para los tiempos que corren) y ya está la encargada dándole al inglés. María Dolores asegura que lo escribe y lee pero que como habla tan deprisa, cuando sale le responden a la misma velocidad y no se jala una frase. A un amigo le ocurrió algo por el estilo. Cogía la palabra ante una nativa y, aunque ni ella ni él sabían lo que decía, era incapaz de callarse por lo que un día la mujer dejó de acudir se supone que al precisar asistencia.

Pero el frenesí no acaba; empieza ahí. A mediodía meto las llaves y escucho a alguien hablando a sus anchas. Digo para mis adentros: «Hay un hombre en casa». Y sí, es Vaughan. Este señor ha tomado con su curioso acento el cuarto de estar de la mano de profes que no paran de reproducir escenas inverosímiles con una serie de supuestos alumnos. El deleite de llegar harto de coles y encontrarse a Puccini, Mozart, Leonard Cohen o a Vinicius en La Fusa trasladándote a una atmósfera de bienestar que te cagas ha sido sustituido de pleno por la matraca del intensive english que te pones a hurgar y, cuando compruebas hasta dónde va la colección, se te viene a la mente marcar el teléfono de la Esperanza y te contienes no vaya a ser que alguien conteste «¿Yes?».

Cada vez hay más españolitos de 50/60 tacos p´arriba que se meten a pelear con molinos de viento. Aulas, cursos en el extranjero andan a reventar. Los prejubilados o así lo enmarcan en el deseo de estar activos, ocupar las horas y juran por lo más sagrado que es útil, entretenido y aprovechable aunque quienes les ronden insistan en que, a la hora de la verdad, no les servirá de nada. Parece coherente ponerse a la tarea para luego poder criticar la vergüenza de que ningún presidente monclovita sepa hablarlo. Claro que uno de los que lo domina y que podría gobernar es Pablo Iglesias. Ustedes sabrán.

¡Lo que nos cuesta llegar a hablar spanglish! Y todo para que de oirlo Chespir, no nos engañemos. Se pondría más nervioso que don Quijote en un parque eólico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Santiago Delgado
Lamentables dimisiones inducidas

Lamentables dimisiones inducidas

Me entero por LA OPINIÓN de que la Coordinadora de Cultura, profesora Diana de Paco, y la...

¿Debate? ¿Qué debate?

¿Debate? ¿Qué debate?

A cualquier cosa le llaman debate. El de las primarias socialistas de ayer más bien parecía una...

Domingo España

Domingo España

Escribo con la proximidad de su muerte, aún no aliviada, con la penosa certeza de algo...

La nueva ley de autónomos

La cuota de autónomo societario dejará de estar vinculada al Salario Mínimo Interprofesional

Cojines

Cojines

No quiere que dé su nombre pero no me resigno a no compartir con ustedes lo que me acaba de contar...

Nibiru suena más creíble

Nibiru suena más creíble

El próximo sábado será el Apocalipsis, «el fin de la Tierra tal y como la conocemos», como tanto...

Enlaces recomendados: Premios Cine