Por si encaja

Cielo santo, speak English?

17.02.2017 | 22:01
Cielo santo, speak English?

A las ocho voy a mi quiosco (casi una imagen de culto para los tiempos que corren) y ya está la encargada dándole al inglés. María Dolores asegura que lo escribe y lee pero que como habla tan deprisa, cuando sale le responden a la misma velocidad y no se jala una frase. A un amigo le ocurrió algo por el estilo. Cogía la palabra ante una nativa y, aunque ni ella ni él sabían lo que decía, era incapaz de callarse por lo que un día la mujer dejó de acudir se supone que al precisar asistencia.

Pero el frenesí no acaba; empieza ahí. A mediodía meto las llaves y escucho a alguien hablando a sus anchas. Digo para mis adentros: «Hay un hombre en casa». Y sí, es Vaughan. Este señor ha tomado con su curioso acento el cuarto de estar de la mano de profes que no paran de reproducir escenas inverosímiles con una serie de supuestos alumnos. El deleite de llegar harto de coles y encontrarse a Puccini, Mozart, Leonard Cohen o a Vinicius en La Fusa trasladándote a una atmósfera de bienestar que te cagas ha sido sustituido de pleno por la matraca del intensive english que te pones a hurgar y, cuando compruebas hasta dónde va la colección, se te viene a la mente marcar el teléfono de la Esperanza y te contienes no vaya a ser que alguien conteste «¿Yes?».

Cada vez hay más españolitos de 50/60 tacos p´arriba que se meten a pelear con molinos de viento. Aulas, cursos en el extranjero andan a reventar. Los prejubilados o así lo enmarcan en el deseo de estar activos, ocupar las horas y juran por lo más sagrado que es útil, entretenido y aprovechable aunque quienes les ronden insistan en que, a la hora de la verdad, no les servirá de nada. Parece coherente ponerse a la tarea para luego poder criticar la vergüenza de que ningún presidente monclovita sepa hablarlo. Claro que uno de los que lo domina y que podría gobernar es Pablo Iglesias. Ustedes sabrán.

¡Lo que nos cuesta llegar a hablar spanglish! Y todo para que de oirlo Chespir, no nos engañemos. Se pondría más nervioso que don Quijote en un parque eólico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Ñu
Ñu

Ñu

Cuando en nuestros safaris por el diccionario llegamos a los encogidos y estrechos predios de la...

La sensatez secuestrada

La sensatez secuestrada

Esta misma mañana sigo viendo el onomástico letrero que anuncia en un rincón de Alguazas un...

Explotadas, explotados

Explotadas, explotados

Circulan por las redes sociales sendos testimonios verdaderamente sobrecogedores expuestos por dos...

¡Abran paso, señores!

Tengo una pugna tremenda con las aglomeraciones y los gritos urbanos. ¿No se amontonan ustedes...

Prohibido

Prohibido

Prohibido beber cañas y tomar cervezas, apostarlo todo y lanzarse al vacío, jugar a las cartas y a...

Arte Kitsch en Catalunya

Arte Kitsch en Catalunya

En lo kitsch decae el arte pero aflora el símbolo. ¿He leído esta frase? ¿emergería de un sueño...

Enlaces recomendados: Premios Cine