EN DIRECTO
Fútbol, Europa League:  Athletic - Spartak Moscú  | Salzburgo - Real Sociedad
Sol y sombra

Conversación y soledad

Lo que nos importa, más que decirnos cosas uno al otro, es estar conectados

14.02.2017 | 01:13
Conversación y soledad

La conversación desaparece, ha dicho una investigadora del MIT, por culpa de la tecnología. Es una lástima porque conversar es lo que nos diferencia del resto de los animales. Por la conversación circulan las ideas y las emociones. Sin hablarnos no seríamos nada. Sin hablarnos sostenidamente y sin escucharnos, seríamos aún menos. En eso, en el intercambio de opiniones, consiste conversar. El cara a cara ha dejado de resultar interesante. Al parecer lo que nos importa, más que decirnos cosas uno al otro, es estar conectados. La conexión sobrepasa en interés a la información pero también al intercambio coloquial de dos o más personas que se miran a los ojos para expresarse. La tecnología ha acabado con la espontaneidad. Nadie, ni John O´Hara, el escritor que marcó una época de la literatura registrando como hablaba, pensaba y sentía la gente de su tiempo, podría reconstruir sus fabulosos relatos con la dejadez expresiva de ahora, jamás podría recrear en sus ficciones los diálogos que escuchó, porque la vida transcurre mayormente en un chat, que es una secuencia trágica de la soledad.
Y, sin embargo, tampoco queremos estar solos y por eso nos refugiamos en los dispositivos y en las descargas. No sabemos administrar la soledad como es debido. Llegamos a ella después de evitar la conversación con nuestros semejantes para refugiarnos en una estúpida conexión tecnológica. Pero estar solo de verdad no es malo. La soledad anima a pensar, a reflexionar, a meditar, a entendernos a nosotros mismos en los asuntos que tenemos pendientes. El sujeto que está solo y se refugia en su teléfono es porque no ha aprendido a digerir el gran momento que significa disfrutar de uno.

El hecho de querer estar siempre disponible en la soledad es un error que conduce a ser mucho más solitarios. A no conversar como es debido con los demás y lo que es peor a no conversar con nosotros mismos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine