Sol y sombra

El chantaje creíble

La peligrosa exposición del presidente electo de Estados Unidos

13.01.2017 | 00:06
El chantaje creíble

Tras negarlo con reiteración Trump ha admitido por primera vez el ciberataque electoral ruso, pero se niega a reconocer el chantaje de Putin y acusa a la Inteligencia de Estados Unidos de inventárselo. Una cosa es poner paños calientes a la injerencia externa en unas elecciones que le han favorecido y otra muy distinta, claro, confesar que el presidente electo está siendo extorsionado por otra potencia. Para ello, siendo Trump la clase de sujeto que es, no habría más remedio que esperar el momento oportuno y volar hacia Moscú sin considerar el ataque un estúpido error como en la comedia de Kubrick. Se ha conocido que los rusos manejan datos que comprometen la vida del magnate inmobiliario próximo inquilino de la Casa Blanca. No cuesta creerlo teniendo en cuenta lo poco que supuso hacerse con aquel vídeo de Access Hollywood que tan bien describía sus refinados gustos y la afición de ´entrarles´ a las mujeres como si fueran putas y todo sucediera de la manera más normal. Si este tipo de grabaciones estaban al alcance, los rusos formados en la siniestra historia del KGB podrían tener montañas de información comprometedora sobre el presidente electo de EE UU decididos a utilizarlas en su contra o a reducirlas a cenizas en el fuego de la chimenea de cualquier dacha. ¿Es tan descabellado pensar que agentes secretos de un país como Rusia puedan reunir datos para apretarle las tuercas a un tipo con esa facilidad para palpar el trasero de las damas? Las prostitutas supuestamente contratadas por Trump para ofrecerle en homenaje la lluvia dorada sobre el colchón de la cama donde se había hospedado el presidente Obama y su esposa en Moscú serían sólo una anécdota del jugo que se puede exprimir de la conducta de semejante personaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Hemingway
Hemingway

Hemingway

Algún día me gustaría presenciar el concurso de imitadores de Elvis que se celebra en la ciudad de...

Ñu

Ñu

Cuando en nuestros safaris por el diccionario llegamos a los encogidos y estrechos predios de la...

La resaca

La resaca

El sonido del agua, el cielo plagado de estrellas, el fresquito, y la dopada motivación de la...

La sensatez secuestrada

La sensatez secuestrada

Esta misma mañana sigo viendo el onomástico letrero que anuncia en un rincón de Alguazas un...

Mi agüita amarilla

Mi agüita amarilla

Un científico nazi descubre la forma de reducir un submarino a nivel microscópico y trasladarse en...

Explotadas, explotados

Explotadas, explotados

Circulan por las redes sociales sendos testimonios verdaderamente sobrecogedores expuestos por dos...

Enlaces recomendados: Premios Cine