El año de la cabra

El fantasma de la Revolución

02.12.2016 | 04:00
Javier Orrico

Si yo fuera comunista, abominaría de Fidel. ¿Qué es lo que lloran, entonces, sus plañideras? ¿La muerte de la Revolución o la de quien la destruyó? Cuba es el último fracaso, el definitivo, de un siglo XX marcado por el comunismo, por una supuesta utopía liberadora que acabó siempre en tiranía, represión, crímenes impunes, culto religioso al líder, miseria y envilecimiento. Sobre lo que deberían reflexionar es sobre las raíces mismas del comunismo, sobre su reiterada ´traición´ a sus ideales, tal y como siempre afirman sus defensores: que fueron los hombres los que fallaron, pero no la ideología. Qué quieren, cuando los hombres fallan tanto, siempre y en todas partes, lo que hay que cuestionar es el sistema.

¿No será que se trata de una concepción que ignora la naturaleza humana, que se empeña en transformar a los hombres (la idea criminalísima del ´hombre nuevo´) contra los propios hombres? ¿No será una aberración el pretender no la igualdad de derechos, sino esa especie de clonación humana, de masa multiplicada, que ha sido siempre el método comunista? No tiene sentido ni justificación, después de tantos ensayos acabados siempre en el horror, que se pueda seguir defendiendo, como hacen tantos todavía, sobre todo en las sociedades privilegiadas, una idea de la organización social y del hombre que va directamente contra lo más preciado que se nos concedió: la libertad. Y si abominamos de un régimen criminal y genocida como el nazi, y reaccionamos contra cualquiera que sostenga la más leve apología de aquella canallada, no comprendo cómo se puede salir a levantar el puño o a alabar a los tiranos. Y menos que nadie quienes, como los comunistas, nos hicieron creer en nuestra juventud que lo eran para defender la libertad.

Las revoluciones comunistas han sido regímenes de terror e indignidad en todas las culturas. No se ha tratado, por tanto, de una cuestión de idiosincrasia, de que las sociedades de Extremo Oriente, como China o Corea, por su tradición tiránica; o las eslavas, o las africanas, estuvieran condicionadas. La prueba es, precisamente, Cuba, la perla, una sociedad caribeña, hispana, de libertades personales y alegría de vivir como pocas, que tenía un nivel de desarrollo en 1959 muy superior al de sus vecinos. Y que gracias a su carácter ha podido subsistir a pesar del comunismo, de la dictadura de una familia, al modo caudillista que el fidelismo no sólo no erradicó, sino que se instaló sobre él y lo usó para imponer su miseria. Podría, muy al contrario, haber instaurado una democracia, hija de las únicas revoluciones verdaderas y triunfantes, las burguesas, las liberales, especialmente la Revolución Americana de 1776, sobre la que se construyeron las sociedades que más libertad y riqueza han traído a los países que adoptaron sus principios. Pero, claro, América iba a ser la Gran Excusa para el poder absoluto del tirano.

Pasear hoy por La Habana es hacerlo por el esqueleto de la que fue una de las ciudades más hermosas del mundo, a la que han dejado en cochambre. Y en algo mucho peor. Podríamos entender que la construcción del comunismo económico supone un empobrecimiento, pero te da dignidad e igualdad. Una pobreza decente, para entendernos. Pero cuando las chiquillas tienen que prostituirse, y todos, salvo los privilegiados del régimen, han de arrastrarse, engañar, adular, fingir amistad a cualquier imbécil que viene con dólares para poder comer o comprar una aspirina en el mercado negro, entonces es que el comunismo les ha arrancado no sólo el bienestar, sino el respeto a sí mismos. Ese descenso a la vileza a que el castrismo ha conducido a los cubanos es lo que nunca se le podrá perdonar.

Por no hablar de la igualdad, qué canallas. Una de las primeras cosas que supe en La Habana es que los coches llevan colores distintos en sus matrículas: altos jerarcas, cargos medios y pueblo llano, para que la policía sepa a quién puede parar y a quién no. Del mismo modo que no puedes comprar una casa donde quieras, aunque puedas pagarla. En los barrios selectos no puede entrar cualquiera. No es que no haya prosperidad, es que no puedes aspirar a ella más que a través de los canales del Régimen, de la nomenclatura que controla la vida entera. Eso sí, si puedes pagártelo, aunque sea lampando y contando historias falsas a los turistas, puedes beber ron. La ´Revolusión´, ese fantasma en el que algunos siguen creyendo, acaso porque es demasiado tarde para dejar de hacerlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Si pudiera elegir
Si pudiera elegir

Si pudiera elegir

Sé que va a suceder algo que cambiará mi vida. Sé que todo lo que va a pasar a continuación...

El mensaje del ficus

El mensaje del ficus

¿Quién sabe lo que ocurre dentro de un árbol? A propósito del incendio de Portugal y de la caída...

¿Cómo nos refrescamos?

¿Cómo nos refrescamos?

El pasado fin de semana leíamos en estas páginas una información de Pilar Benito en la que nos...

Yo, sufro

Yo, sufro

Créanme, por favor, yo soy de los que lo pasan mal cuando la gente, delante de mí, o en diferido,...

Ellas

Ellas

Llevo cuatro años escribiendo artículos en este periódico. He hablado de política internacional,...

Minimundis

Minimundis

¿O mindundis? Lo que era de sentido común, ahora ya es de común conocimiento. La lógica apuntaba...

Enlaces recomendados: Premios Cine