Murcia D.F.

Fractura sindical

17.10.2016 | 04:00
Fractura sindical

Tras una treintena de reuniones técnicas, con la oposición y con los sindicatos, el Gobierno local ha impuesto sus tesis, que una parte de los sindicatos han aceptado para que los funcionarios del ayuntamiento de Murcia tengan su acuerdo colectivo. El sindicato mayoritario, el SIME, se ha descolgdo de este acuerdo al entender que el PP les ha tomado el pelo y que lo que proponen es una tímida subida, que se aleja años luz de la recuperación de salario de los empleados públicos, que han sufrido severos recortes en sus nóminas por los años de crisis.

El sindicato mayoritario, que ha sido siempre el que ha tirado del carro a la hora de hacer movilizaciones y de enfrentarse al Gobierno local (con el anterior alcalde, Miguel Ángel Cámara, también era el que más carne ponía en el asador), se ha quedado solo en su lucha por defender la recuperación del salario de los funcionarios y la mejora en el funcionamiento de la Administración local, que está algo desfasada y que ni siquiera cuenta con la llamada RPT (Relación de Puestos de Trabajo), un catálogo básico para realizar cualquier cambio efectivo en el funcionamiento de los distintos servicios municipales y para adaptar esos departamentos a las necesidades que se vayan produciendo. Además, con el agravante de que se lleva años hablando de este catálogo sin que, de momento, se haya tomado la cosa en serio por parte del Ayuntamiento.

Da la sensación, por lo que ha ocurrido, que el Gobierno local ha logrado que el resto de sindicatos sin mayoría le haga la cama al SIME, que se inventó la figura del alcalde 'Pepe Pinocho', que tanto ha molestado a los populares. No se entiende de otro modo la sucesión de hechos previos al preacuerdo alcanzado. A primeros de semana todos los sindicatos se muestran unidos en proseguir las movilizaciones y continuar con la presión y unos días después uno de ellos, en concreto CC OO, se baja del vehículo, que iba lanzado, y propone, al parecer, por su cuenta una serie de aspectos que hacen entender a los populares que la unión sindical se ha quebrado.

El Gobierno local demuestra su habilidad al constatar que se ha abierto una brecha en la unión sindical y procede a hacer lo propio.
Aprovechar esa pequeña ventaja y llegar a un preacuerdo, que el SIME no puede aceptar. Está lejos de lo que se pretendía y prácticamente la subida de nóminas es testimonial. Otro detalle a tener en cuenta es que el sindicato CC OO lanza un preaviso para que se convoquen ya las elecciones sindicales, casi al mismo tiempo que se llega a ese preacuerdo, en una clara estrategia que trasciende de la Glorieta y que da a entender que esa propuesta viene de altas instancias.

En cualquier caso, el sindicato mayoritario se ha quedado solo ante el Gobierno local y ante la defensa de los intereses de los funcionarios, a los que explicará en distintas asambleas su posición. El PP ve en esa negativa del SIME a aceptar el acuerdo refrendado por el resto de sindicatos la mano del que fuera concejal del PSOE y líder de ese sindicato mayoritario, Pedro López, que ha recuperado su actividad como sindicalista echándole una mano a los actuales dirigentes del SIME. Sin embargo, los populares no tienen en cuenta un pequeño detalle. El exedil socialista siempre se ha caracterizado por defender los intereses ciudadanos y no el interés partidista, un pequeño detalle que le ha llevado a tener enfrentamientos en el seno de su propio partido. Y uno no cambia de la noche a la mañana.
Por nadie pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine