Tribuna Libre

La hora de la gente de Errejón

30.09.2016 | 04:00

Lo conocía personalmente a Monedero y hace unos días pude ir a su programa en La Tuerka. En las distancias cortas, Monedero es un tipo encantador. Tiene todo ese espíritu animoso de un político, y toda la libertad de un expolítico. Eso suele resultar arrollador. Su forma de conducir el programa televisivo, por lo demás, es animado y profesional. Se le ve feliz. Antes de que el programa empiece con su sintonía, él, como metiendo prisas, reproduce la musiquilla con los nudillos sobre la mesa, eufórico. Sin embargo, respecto de las posiciones, no estuvimos del todo de acuerdo. Al despedirme, mirándole a los ojos, le lancé un golpe bajo. Creo que le dolió. Le dije: «Daréis miedo cuando vengáis con una mayoría». Era decirle que las bravatas de Iglesias no asustan a nadie, como no asustaban las de Anguita. La altisonancia pantagruélica no asusta a nadie desde el Quijote. Me supo mal luego haberme despedido así de él. Creo que el encuentro fue cordial, y espero que esas últimas palabras no nos distancien.

Sin embargo, sigo creyendo en lo que le dije. Como es natural, no quise sólo alinearme con Errejón, aunque no tenga dudas acerca de que la suya es la posición correcta. Creo que sin Errejón, Podemos no logrará ser el partido que necesita España, y menos todavía lograr una mayoría. Eso no quiere decir que, en este cruce de posiciones, alguien sobre. Mi tesis es más sencilla. Si se quiere realmente lograr una mayoría, ninguno de los dos líderes sobra, porque esa mayoría no se obtendrá sin una alianza de clases medias y clases populares. Y eso implica desplegar la adecuada entente entre los dos cabezas de fila. La cuestión importante, a mi entender, reside en que para el papel de Iglesias, basta con él. Replicarlo en una cohorte de líderes intermedios calcados, resulta absurdo. Si Podemos quiere lograr una mayoría, deberá configurar una clase política madura y articulada, capaz de afrontar los retos de la parlamentarización y la gestión. Eso no se consigue replicando a Pablo Iglesias.

Eso sólo se consigue reconociendo que la gente de Adelante Podemos es necesaria. Es la ventaja de la inteligencia. Cuando se fomenta, produce diversidad, diferencias, variedad. La gente de Errejón no es homogénea. Es la mejor juventud política de España, y está preparada para convertirse en la clase política que necesita este país con urgencia. Limpia, constructiva, entusiasta, preparada, si Podemos quiere que las hijas e hijos de las clases medias y populares se pongan tras sus siglas, tiene que promocionar esta legión de militantes. Una diferencia: esa juventud habla con fraternidad de todos los miembros del partido. Sin embargo, los imitadores de Iglesias proyectan la dureza de su hosca retórica no sólo hacia fuera, sino también hacia dentro. Esa asimetría debería hacer pensar a todos. Pues de mantener el tono fraternal, en un partido que reivindica los sentimientos, depende que no se frustre una experiencia de la que depende el futuro de España.

Las elecciones gallegas y vascas muestran lo delicado del momento. Tanto es así, que Iglesias no debería trabajar con el único horizonte en el que se coloca: dejar a Pedro Sánchez la retórica de la transversalidad de Errejón y quedarse él con el monopolio de la radicalidad, la pureza y la coherencia de las almas bellas. Ese juego es ridículo y miope. Parece no darse cuenta de que el PSOE está abierto en canal, pues la situación límite a la que lo ha llevado su secretario general no tiene vuelta atrás. Si Sánchez repite, tal vez sea posible que en la última semana de octubre haya tiempo para pactar un Gobierno, pero lo veo improbable. Lo que es seguro es que si el PSOE va a las terceras elecciones, si se hacen „que no lo creo„, estaría en la peor de las condiciones de posibles.

Así las cosas, Podemos tiene la oportunidad de presentarse como un partido trasversal, que reconoce la labor de Iglesias y la eleva a expresión de las exigencias de las clases populares desposeídas. Pero Errejón tiene toda la razón cuando dice que Podemos debe presentarse como una fuerza nueva, que no imita ni al PSOE ni al PCE, sino que recoge a los hijos de la democracia española del 78 y, como fuerza de un nuevo perfil e ideario, se muestra dispuesta a romper con una historia política que en el fondo procede de los arcaísmos de una modernidad política fracturada, trágica, anclada en partidos que no han sabido adaptarse a una sociedad compleja y plural, como la española actual. Lo que debe significar realmente Podemos es la construcción de una formación política generada por y desde la vida democrática española, no por una historia traumatizada.

Y esa es su máxima virtualidad y potencialidad. Frente a ella, el PSOE es un partido que no ha sabido evitar su decadencia, porque ésta echó sus raíces cuando Felipe González eliminó toda sustancia gris de su interior, erosionó la diversidad interna, y generó ese desierto intelectual que dejan tras su paso los grandes líderes. Actualmente, un colectivo de mujeres y hombres jóvenes que se perciben como una generación hermanada, cada uno dotado de inteligencia y libertad, eso existe alrededor de Errejón, y deben tener la autonomía de organizar el partido en Madrid con plena libertad, sin intromisiones tramposas. Sólo así se garantizará la capacidad de tejer pactos federales con Mareas, Compromis y las formaciones catalanas y vascas. Con el jacobinismo que alienta mucha de la gente de Iglesias, eso no será posible.
Es el momento de culminar ese movimiento, sin demora, porque los electores del PSOE apenas podrán evitar su perplejidad cuando comience el futuro. La capacidad del PSOE para regenerarse en las grandes ciudades está bajo mínimos y la probabilidad de que Andalucía se enrole en un Gobierno de Sánchez es más bien nula. Cualquiera en Andalucía sabe que el mínimo acuerdo de Sánchez con los nacionalistas catalanes le dará la victoria al PP y retirará a C´s del acuerdo con Susana Díaz. En lugar de hacer posible esa última oportunidad de alentar vida, Iglesias debería contribuir a conformar un partido de amplio espectro, que dispute al PP el modelo neoliberal de gobierno, un partido capaz de unificar las dos mentalidades, la populista y la republicana. Con Iglesias como su único líder, Podemos contribuiría a una hegemonía del PP que duraría décadas.

Y eso a pesar de que las elecciones de Galicia y de Euskadi no traen buenas noticias para Rajoy, por mucho que él intente presentar una faz eufórica, lo más parecido a un oxímoron que conozco. Pues lo que dicen las elecciones vascas es que el PP es completamente irrelevante. Pero lo que dicen las gallegas es todavía peor: que la verdadera razón de la dificultad de Rajoy para formar Gobierno es exclusivamente él. Pues lo que avala la gestión de Feijoo, como cualquiera sabe en Galicia, es que ha sido rotundo y claro con la corrupción, ha limpiado el partido en Galicia sin contemplaciones y nadie ha podido acusar a ninguno de sus colaboradores de falta de limpieza. Frente a esta actitud, en el PP deberían preguntarse si la incapacidad de Rajoy de tener mayorías adecuadas no se debe a su tibieza cómplice con la corrupción. La gente puede querer estabilidad, pero la corrupción que se esconde bajo las posaderas de Rajoy sólo produce rechazo y sobresaltos.

La partida se ha jugado. El mapa político español no acaba de ajustarse, pero ya proclama a voces su futura estructura. En ella, la crisis del PSOE no es coyuntural, sino existencial. Sus votantes esperan un Podemos capaz de organizar una complexio oppositorum adecuada. Sin ella, no hay esperanza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine