Buenos días

Andarines

23.09.2016 | 00:44
Andarines

Muchos empezaron por prescripción médica, pero con el tiempo han acabado enganchándose. Sin darse cuenta han recuperado uno de los pocos placeres que, además de ser gratis, no engorda y ni perjudica a la salud. La cultura actual ha ido relegando la costumbre de andar y de pasear, si no es para ir de compras. Mucha gente incluso prefiere meterse en un gimnasio a pedalear en una bicicleta o correr encima de una cinta, sin pararse a pensar que eso mismo se puede hacer a la intemperie, disfrutando de la sensación de escapada que proporciona estar al aire libre. Pero hay andarines que se levantan de madrugada para caminar todavía de noche por la ciudad o por la playa, muchas veces en grupo. Son las nuevas cofradías del chándal y la zapatilla, a las que puede verse a cualquier hora del día encaminándose a las motas del Segura en Murcia y en los pueblos de la Región. Han descubierto uno de los secretos mejor guardados: que al corazón no hay que cargarlo con todo el peso de las alegrías y de las penas. Puede que sea el órgano más impresionable y más volcánico, pero los pies también sienten y padecen. Incluso dan cobijo al alma cuando se cae de su almario. Solo hay que dejarlos que te lleven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

El drama de Italia
El drama de Italia

El drama de Italia

La lluvia cae, el sol se pone por poniente e Italia siempre es un rival temible en una Copa del...

Don Pésimo y el árbitro retirado

Don Pésimo y el árbitro retirado

Se había ganado con holgura el mote de Don Pésimo. Nuestro guardameta le parecía un baulero, los...

La libertad en internet ha muerto

La libertad en internet ha muerto

La verdad sobre la posverdad está en Los Simpson. La familia amarilla creada por Matt Groening...

Asesinos de animales

Asesinos de animales

Hace unos días pudimos ver por televisión y por internet las entrañables imágenes de un golden...

Proselitismo

Proselitismo

Qué fácil es comer el coco a alguien, y si es en masa más sencillo aún. La necesidad de creer en...

La mili

La mili

Siempre defendí el servicio militar obligatorio, para servir al Rey, por conciliar el ardor...

Enlaces recomendados: Premios Cine