La vida en un post-it

Fiestas

15.09.2016 | 04:00
Paco López Mengual

Las fiestas de mi pueblo me hacen recordar viejas historias que me contaban mis padres. Una era hija de panadero; el otro, de mercero. Ambos recordaban como en los años 40, época de escasez y miseria, el Ayuntamiento endosaba un músico de los que acudían a actuar en el pueblo a cada comerciante de la localidad. Tenían la obligación de ofrecerle pensión completa: desayuno, comida, cena y cama durante los días que la banda de música tenía concierto o pasacalles. Imagino a mi abuelo materno, viudo y con siete hijos a los que calmar el hambre, atendiendo también al del trombón€; y, además, con un ojo siempre en alerta porque ya tenía más de una hija en edad de merecer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

La otra ruptura española

"Las familias siguen teniendo problemas severos y viven con angustia el día a día, haciendo...

Los que quieren ser hijos de Dalí

Los que quieren ser hijos de Dalí

Pese a sus desmedidas ganas por ser hija de Salvador Dalí, las pruebas de ADN han demostrado que...

Un futuro

Un futuro

"Iglesias se ha abrazado demasiado a Esquerra Republicana y esto lo deja sin una idea de España,...

Clases de neolengua con profesores nativos

Clases de neolengua con profesores nativos

Como todo el mundo es polifacético, pero algunos tanto que rozamos lo patológico, voy a permitirme...

Mensajeros de Dios y delitos de odio

Sobre la querella del colectivo No Te Prives contra el presidente de la UCAM que ha sido desestimada

Algunas dudas sobre el uso de las aguas subterráneas

Algunas dudas sobre el uso de las aguas subterráneas

Escribo este artículo por las dudas que he suscitado sobre la gestión de las aguas subterráneas de...

Enlaces recomendados: Premios Cine