La vida en un post-it

Fiestas

15.09.2016 | 04:00
Paco López Mengual
Paco López Mengual

Las fiestas de mi pueblo me hacen recordar viejas historias que me contaban mis padres. Una era hija de panadero; el otro, de mercero. Ambos recordaban como en los años 40, época de escasez y miseria, el Ayuntamiento endosaba un músico de los que acudían a actuar en el pueblo a cada comerciante de la localidad. Tenían la obligación de ofrecerle pensión completa: desayuno, comida, cena y cama durante los días que la banda de música tenía concierto o pasacalles. Imagino a mi abuelo materno, viudo y con siete hijos a los que calmar el hambre, atendiendo también al del trombón?; y, además, con un ojo siempre en alerta porque ya tenía más de una hija en edad de merecer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Equipajes pa´ Archena
Equipajes pa´ Archena

Equipajes pa´ Archena

Corrían los años 50, los coches de línea para Archena, hoy autobuses, tenían su fonda al principio...

Una arquitectura hostil

Una arquitectura hostil

No es que esto constituya ningún riesgo inminente, pero imaginad que os levantáis un día inundados...

Si lo dicen los expertos...

Si lo dicen los expertos...

El Real Murcia solo ha conseguido 7 puntos de 18 posibles. Pero no se preocupen. Ahí están los...

Límites de la resiliencia

Límites de la resiliencia

La última buena noticia política que recibió Pedro Sánchez fue que había sido el candidato...

Sobre los deberes escolares

Algunas asociaciones de familias han iniciado este curso escolar con una serie de acciones de...

El debate como síntoma

El debate como síntoma

Al principio de Esperando a Godot,Estragon le dice a Vladimir: «No hay nada que hacer», a lo que...

Enlaces recomendados: Premios Cine