La mar de cosas

Areté

15.09.2016 | 04:00
Pepe Monteserín

En ocasiones, acaso porque la madurez me quita la paciencia que me dan los años, choco con los rompehuevos, y luego me disgusta mi falta de cintura. Me da moral (nunca tan bien dicho) mi filósofa de cabecera, Asunción Herrera, profesora en la Universidad; me explica que Aristóteles, en su Ética, intenta enseñar al ciudadano ateniense cómo educar su naturaleza para poder alcanzar su fin, su télos; el télos, me dice Asun, es la felicidad moral; somos felices cuando tenemos las capacidades (areté) para poder llevar la vida buena que deseamos, y por supuesto me recomienda la educación sentimental, o, en mi caso, el reciclaje en los afectos, asignatura fundamental para Aristóteles. Asun sostiene que alcanzamos la vida buena a través de esas areté y para ello recomienda paciencia, esa paciencia que dan los años y la madurez nos quita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Ciudades contra el hambre y el desperdicio de alimentos

"Todas las ciudades pueden y deben contribuir a conseguir sistemas alimentarios sostenibles que...

Diferénciate

Diferénciate

Hace algunas semanas hablábamos de la importancia que tiene el valor que aportas a tu entorno, a...

Impulsores del futuro económico de la Región

"Llama la atención el activo y emprendedor carácter del murciano que está dispuesto a asumir...

Son las nueve. Quizás

Son las nueve. Quizás

Los nacionalistas ensalzan lo particular pero en realidad son todos partidarios de un lenguaje...

Lo impensable

Lo impensable

¿Hemos llegado al final del camino? ¿Era este el clímax emocional prometido? ¿Va a quedar todo en...

El cazador cazado

El cazador cazado

"Eres tan suave, nunca imaginé que besaría a una mujer y ahora no puedo imaginar volver a besar a...

Enlaces recomendados: Premios Cine