Opinando entre lobos

La culpa es de Rajoy

07.09.2016 | 04:00
José Hernández Mondéjar

Definitivamente son unos inútiles interesados que tan solo piensan en sus culos. Miren, detrás del nombramiento de un Presidente del Gobierno hay miles y miles de nombramientos de chupe y boato, ¿entienden ahora por qué están que casi matan por llegar al trono de la política los unos y los otros?

Verán, por ejemplo, si Pedro Sánchez es Presidente, la hija de Tovar será ministra y por ende su padre saldrá potenciado en la región teniendo casi al alcance de su mano, con cuatro votos, la presidencia de la Comunidad y además todos los suyos al chupe de los cargos, entre los que se encuentra Ana Belén Castejón, haciendo que a su vez adquieran notoriedad pesebril algunos de los suyos. Y así por toda la región y todo el país.

Que Rajoy no iba a ser presidente lo sabía hasta él mismo. Que Pedro Sánchez va a ser de nuevo candidato a la presidencia lo sabe desde el primer momento con su «no es no». Que Albert Rivera se ha estado equivocando, antes con Pedro y ahora con Mariano, se acaba de enterar, sobre todo después de ver cómo va perdiendo votos. Y que mi Pablico Iglesias es el mas listo de la clase, lo sabe y lo ejerce.
Todo sería diferente si Mariano Rajoy demostrase que es un político de Estado, manifestando que si el problema para que gobierne el Partido Popular es él, está dispuesto a marcharse. Pero de eso, ná de ná. Mariano, como aquel humorista llamado Joe Rígoli, lo que dice es que él sigue y sigue aunque reviente a tó el PP.

Se ha oído de todo, los peperos han argumentado todo lo indecible y acabado con todos los giros gramaticales para intentar que los contrarios dejen gobernar a Mariano. El portavoz del PP, Rafael Hernándo Fraile, ese hombre que no se sabe bien si da el pésame o un sermón acorde con su segundo apellido, con voz cansina y adormecedora, ya no sabe qué decirnos para justificar a Mariano y descalificar a Pedro Sánchez por su negativa a consentir que gobierne. Solo le falta decir «que te dejes, leche, que te dejes».

El PP se equivoca respaldando a un Mariano que si bien casi nos convence a todos, al final, como siempre, la ha vuelto a hacer ¡una vez mas! y son ya muchas, con el caso del exministro Soria. Por aquí, en la Región, tenemos experiencia en estas cosas, ya que contra toda natura y sin inmutarse, sostuvo a un delegado del Gobierno judicializado. Los españoles se han extrañado de lo de Soria, pero a los murcianos nos ha sonado muy familiar.

Y es que lo de Soria es la gota que colma el vaso. Parece que Mariano ya ha perdido hasta la vergüenza. No sólo no se corta y disimula, sino que cuando lo han pillado, va y miente descaradamente diciendo que él no tiene nada que ver con el nombramiento. Lo de este gallego es de una jeta de impresión y una deshonra para su propio partido. Por mucho que se erija en adalid de la derecha, hoy por hoy, el PP es un partido muy digno y necesario, ganador de las elecciones, pero con impresentables y jetas al frente de él que son los que sobran y no hablo sólo a nivel nacional.

Por si le faltaba poco a Rajoy, que el Señor lo pille confesao como imputen a Pedro Antonio; vamos, es que se lo van a comer. Aunque reconozco que eso a los murcianos nos va a perjudicar. PAS lo está haciendo bien como gobernante.

Pero lo peor, lo peor de todo, es que los peperos en vez de decirle a su jefe que se quite de enmedio, lo que hacen es respaldarlo públicamente con vehemencia, que en lo privado hay que oírlos, no vean cómo rajan del pájaro.

Sí, ya sé que lo hacen para mantener sus culos en la cadena de nombramientos, que se desarrolla tal cual he referenciado a modo de ejemplo al principio de este artículo, a lo que nada hay que reprochar, pero no se dan cuenta de que la actitud de defender numantinamente a su líder Rajoy supone cavar sus propias tumbas y la de su partido en general. Van a salir del Gobierno, se les van a volver en contra sus propias lanzas. Van a desaparecer de todos los órganos de poder del país y la Justicia, sin el freno que ahora pueda tener, va a mirarlos de cara y desafiante.

Rajoy debiera irse ya de una vez para que los pactos con el sí y abstenciones permitan que gobierne el Partido Popular, que es el mas votado, que no Rajoy. Porque ese es otro error del gallego y su caterva, pensar que él es el que gana los votos y son suyos cuando la realidad la gente que vota PP lo hace al partido, esté de candidato quien esté.

Así las cosas, ya huele esto a Gobierno de izquierdas, con un pacto global basado en la semántica gramatical, que diga que se crea una comisión para el estudio posterior de la voluntad catalana, por lo que ahora mismo interesa un Gobierno de izquierda comunista y ya está, más o menos, o lo que es lo mismo, una engañifa literaria.

Y si a pesar de todo fracasaran todos los intentos de formar Gobierno y tengamos que ir a votar el 25 de diciembre, no le echen la culpa a Pedro Sánchez,que no es de él. Aquí el único que ha estirado los días, con la excusa de meditar qué hacer, ha sido Rajoy, siendo el responsable, junto a su nefasto equipo de asesores, de jodernos la navidad a todos los españoles, si la cosa llega hasta ahí, que no llegará.

Tengan ustedes bien claro que si toda esta pandilla de políticos inservibles que tenemos en este país tuviesen que devolver todo lo que llevan cobrado en sueldos y dietas por no entenderse, ya hace días que tendríamos presidente del Gobierno.

Lo dicho, si en todo esto hay un culpable, que lo hay, se llama Mariano Rajoy más sus acólitos, que no sirven ni pa´ sobreros, aunque al final terminarán echándonos la culpa a nosotros por no saber votar. ¿Les extrañaría? A mí, no.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine